Archivo

Felipe VI, el rey que renueva la monarquía

Cerca del 57,4 % de españoles respalda desempeño del nuevo rey aunque todavía tiene duros retos.

notitle
06 de junio 2015 , 07:17 p.m.

Se cumple el primer año del reinado de Felipe VI en España. A lo largo de estos 12 meses el Rey ha renovado la imagen de la monarquía, que en los meses anteriores a la abdicación de su padre se encontraba herida, y se ha caracterizado por su seriedad y prudencia.

Felipe VI es el monarca mejor preparado de la historia de España”, dice a EL TIEMPO Fernando Pajares, periodista de la agencia Efe, que ha cubierto todo el proceso de la restauración de la monarquía, desde las cortes constitucionales hasta la abdicación de Juan Carlos I y el comienzo del reinado de Felipe VI.

Durante este tiempo el Rey ha demostrado un gran sentido de la prudencia y discreción, que le llegan del rigor impecable de su madre como reina de España”, agregó.

Los nuevos reyes saben que deben medir cada paso. A ellos no se les perdonaría un error tan fácilmente como a Juan Carlos I. “El padre disfrutó de una inercia de simpatía que se ganó cuando se puso al frente de las fuerzas democráticas en el intento de golpe de Estado de 1981”, explica Pajares. “Gracias a esa inercia pudo gobernar hasta que una serie de equivocaciones lo llevaron a reflexionar en una abdicación que, por demás, fue impecable”, agrega.

La reina Letizia también es consciente de que debe cuidar cada gesto. “Ella viene de un ámbito que no es el de la sangre azul y se ha incorporado a la familia real, supongo que con un esfuerzo extraordinario”, señala Pajares.

Sobre el esfuerzo de la reina parece haber consenso. “Respecto a su noviazgo y boda hubo división de opiniones en España, que prácticamente han desaparecido”, dice a este diario Manuel Pardo de Vera, vicepresidente del Instituto Español de Estudios Nobiliarios. “La gente elogia el papel de la Reina, que ha sido magnífico”.

“Hacen una excelente pareja a la que no se le puede culpar de una pifia, una metedera de pata o una equivocación que haya levantado un asomo de crítica”, agrega Pajares.

La pareja reinante renueva la imagen de la familia real. “Han producido un cambio radical de la visión de España y en general sobre la monarquía, luego de una grave crisis de la que ya nadie casi habla”, dice Pardo de Vera en alusión al accidente que sufrió el rey Juan Carlos durante una cacería en Botsuana y a los problemas legales de la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin.

Las encuestas, de hecho, lo demuestran: según el último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas, el 57,4 por ciento de los españoles respalda el desempeño del rey Felipe.

Proyección internacional

La proyección internacional de la monarquía y de España en el exterior ha constituido uno de los logros de los reyes. Como jefe de Estado, Felipe VI ha realizado 15 viajes oficiales al extranjero (cuatro de ellos para visitar otras monarquías).

También asistió al cumpleaños de Margarita de Dinamarca y se desplazó a Arabia Saudí para presentar su pésame por la muerte del rey Abdalá.

La reina, que suele acompañarlo, comenzó sus viajes en solitario para apoyar los proyectos de la Agencia Española de Cooperación, tal como hacía la reina emérita Sofía. Estuvo recientemente en Honduras y El Salvador.

También han fortalecido los lazos internacionales al recibir visitas como la del presidente Juan Manuel Santos, la de la presidenta chilena Michelle Bachelet, la del mandatario egipcio, Abdelfatah al Sisi, y la del presidente de Italia, Sergio Mattarella.

Nacionalismos

La unidad de la nación es uno de los objetivos fundamentales de la Corona en España, un país donde hay fuertes nacionalismos, como el del País Vasco y Cataluña. De hecho, Felipe VI aludió a la unión del país en el discurso de su proclamación ante las Cortes Generales el 19 de junio de 2014. Dijo que en España “caben las distintas formas de sentirse español”.

Como rey, Felipe ha viajado en varias ocasiones al País Vasco y Cataluña (de hecho, hace poco hubo una protestas con pitos por su presencia en un partido de fútbol en Barcelona).

“La tensión independentista existe y él está dispuesto a tender puentes. Uno de los retos del monarca es conseguir que vayan bajando los problemas soberanistas”, explica Pardo de Vera.

El problema no tiene la misma fuerza de hace unos meses y él debe arbitrar para que se mantenga en las dimensiones habituales o menores”.

La renovación de la monarquía española coincide con una sociedad que está cambiando. Aunque la crisis económica aún azota con fuerza algunos sectores, se empieza a despertar un medido entusiasmo al sentir que lo peor ya pasó.

“El rey debe ayudar como representante del Estado a que España remonte y puedo hacerlo con gestiones en el exterior”, dice Pardo de Vera.

Pero no solo se ven cambios en el ámbito económico. También en el político, como quedó patente en las elecciones municipales del 24 de mayo, cuando nuevos partidos quitaron espacio a los tradicionales Partido Popular (PP) y Partido Socialista Obrero Español (Psoe).

“En el caso de los partidos con tonos populistas, el rey, como jefe de Estado, debe arbitrar para que se mantenga la moderación”, señala Pardo de Vera.

En su papel de reyes de una España moderna, Felipe y Letizia se han reunido con colectivos que representan la sociedad actual.

Durante estos meses han acudido a la Zarzuela militares, víctimas del terrorismo, organizaciones no gubernamentales, miembros del mundo homosexual… españoles que no tenían acceso al palacio”, asegura Pajares.

El rey Felipe pasa, pues, el examen de su primer año de gobierno con cambios que han ayudado a curar las heridas de una monarquía lesionada.

¿Y Juan Carlos I?

El emérito monarca se ha dedicado a recorrer su país y asistir a eventos masivos de su predilección. Durante uno de sus recorridos, visitó un restaurante a las afueras de Burgos y probó una buena cantidad de huevos revueltos y departió durante horas con sus acompañantes. También dedica su tiempo a recibir homenajes en eventos privados organizados por amigos y sociedades reales, casi todos sin la presencia de la reina Sofía.

Es muy conocida su afición a los toros y se le ha visto en importantes festejos como la reciente Feria de San Isidro, donde recibió el brindis de Miguel Abellán en la Corrida de la Prensa.

JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid.