Archivo

Colombia, en un buen examen, ganó y quedó lista para la Copa

Venció a Costa Rica 1-0, con gol de Falcao. El partido le sirvió a Pékerman para mover sus fichas.

notitle
06 de junio 2015 , 02:45 p.m.

Fue una buena prueba. Un examen propicio para que Colombia ganara minutos, recuperara la memoria y la confianza, y también para que Falcao García volviera a lanzar sus rugidos de gol. También sirvió, por supuesto, para probar, para mirar variantes. La Selección Colombia jugó este sábado para eso; tuvo su último partido antes de tomar camino hacia a la Copa América de Chile, y venció 1-0 a Costa Rica, en Argentina.

Y como era un partido de preparación, se permitieron todas las pruebas, como alinear de entrada a Jackson y a Falcao, en ataque; como poner a Zúñiga, después de su escasa actividad, para que sume urgentes minutos; o como hacer todos los cambios posibles para probar, como jugar en el segundo tiempo con tres defensores centrales (Franco, Valdés y Zapata).

En la primera parte Colombia jugó un partido de control. Sin excesos. Con algunos destellos emocionantes, y con otros largos pasajes de trámite. Lo más interesante, sin duda, era esperar el instante en el que Falcao García volviera a celebrar con la camiseta amarilla. Y como es normal en él, que con la selección olvida las penurias de su trémula temporada en el Manchester United, tuvo dos intentos antes de anotar.

A los 21 minutos recibió un pase largo, fenomenal, de James. Falcao picó desde su propio terreno, trastabilló, corrigió su recorrido, y pateó; el portero le desvió el balón con más rapidez que la del juez de línea, que levantó la bandera y anuló mal la acción. Pero a la media hora de juego el ‘Tigre’ volvió a merodear el área. James metió en un gran pase profundo a Cuadrado y este, que hizo todas las diabluras que quiso en el partido, metió el pase atrás. Falcao pateó y la pelota pasó muy cerca. El primer tiempo se acabó con la sensación de que el 9 colombiano, el capitán, no perdonaría una tercera oportunidad para celebrar.

Así fue. Comenzando el segundo tiempo, cuando José Pékerman ya había sacudido la nómina, cuando ya había incluido a tres defensores centrales, cuando Álex Mejía entró por Valencia para dar mayor soporte de marca en la mitad, apareció el gol de Radamel.

Colombia, a los dos minutos de juego, abrió la cancha, la pelota fue de izquierda a la derecha. Cuadrado, como siempre, amagó, y metió un centro al área buscando al goleador. Falcao fue al encuentro de la pelota con un marcador pisándolo, jalándolo, incomodándolo, y con todo y eso el colombiano ganó y punteó el balón y anotó. Y gritó el gol emocionado, como desquitándose de los que le han hecho falta en esta temporada, pero que anticipa para la Copa América.

Colombia no pudo pasar del 1-0, pero no jugaba para golear, aunque pudo anotar el segundo con Cuadrado, con Jackson, con Bacca, con el propio James, que en un juego brillante tuvo un par de remates que no terminaron en gol.

Pero pese a eso, y a que Costa Rica atacó muy poco, fue un buen examen para Colombia. Uno de esos partidos que exigen, pero sin correr riesgos. Justo para refrescar la memoria, para que Cuadrado y James se sintonicen, para mejorar compitiendo, para que Falcao anotara, para ganar, y ¿por qué no?, para que el país mantenga su ilusión.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO