Archivo

El día que el pop murió/ Conexión sonora

Basta con buscar éxitos de la revista Billboard de hace 20, 30 o 40 años, y comparar con uno de hoy

05 de junio 2015 , 04:43 p.m.

Una de las frases más célebres en la música pop data de 1971 y es de American Pie, que hizo famoso a Don McLean: “...algo me tocó adentro el día que la música murió”. La canción y la frase hacen alusión al 3 de febrero de 1959 cuando en un accidente aéreo en Iowa perecieron Buddy Holly, Ritchie Valens y J.P. Richardson, conocido como ‘The Big Bopper’. De seguro, la música pop no murió con ellos. Al tiempo de su partida aún faltaban momentos en verdad revolucionarios. Beatles, psicodelia, rock progresivo, heavy metal, funk eléctrico, punk, new wave y hip hop, con miles de derivaciones. Y hablo de música pop, porque el rock está allí incluido.

Lo que sí siento es que, a pesar de que siempre surjan una y otra propuestas valiosas e interesantes, la música pop sí murió y hace buen rato. No estoy seguro de cuándo fue su deceso ni quienes lo gestaron, pero se me vienen a la cabeza algunas opciones. Podríamos achacársela a la aparición de la música disco hacia 1975, con la frialdad y despropósito que esta implicó. O a la generación sistemática de sintetizadores, máquinas de ritmos programados, baterías electrónicas y todo el ámbito digital que acompañó el despertar de los años ochenta.

Con todo y sus valores como género, movimiento, cultura y significación histórica dentro del arte popular, algo de culpa podría llevarse el rap, que desde finales de los ochenta empezó a inmiscuirse de manera implacable en todo tipo de música y estilos, volviéndose insulso y exageradamente repetitivo.

Más recientemente, el auto tune tendría sus buenos merecimientos, no solo porque enarboló la bandera en defensa de los menos talentosos a nivel vocal, sino porque con algunos de sus efectos invadió por años la estética de un buen sector del pop. También podría estar todo un ámbito tecnológico que en los últimos 20 años se interesó cada vez más en superar las frecuencias de lo audible con sonidos estrambóticos que acabaron el “rango dinámico”.

Basta con buscar un listado de éxitos cualquiera de la revista Billboard de hace 20, 30 o 40 años, y comparar con uno de hoy (todo está en YouTube) y verá qué tanto se ha perdido y qué poco se ha ganado a nivel estético, creativo y tecnológico.

Daniel Casas
Periodista musical