Archivo

¿Qué cambiará con la reforma del equilibrio de poderes?

Quedaron pendientes por votar tres artículos del proyecto, al que solo le falta la conciliación.

04 de junio 2015 , 10:22 p.m.

Diez años y medio después de que se aprobara la reelección presidencial en Colombia, la plenaria de la Cámara de Representantes dio otro paso definitivo para su eliminación.

Así ocurrió en el último debate del proyecto de reforma constitucional sobre equilibrio de poderes que quedó a punto de ser aprobado en su totalidad.

Pese a la oposición del uribismo, que veía en ese artículo una forma de impedir una nueva reelección de Uribe, las mayorías en el Congreso se impusieron y esta figura quedó pendiente solo de la conciliación.

La reelección de los mandatarios fue incorporada a la Constitución en el 2004 por iniciativa del gobierno de Uribe. De hecho, muchos de quienes la eliminaron también la aprobaron en su momento.

Algunos sectores de opinión creen ahora que esta figura es nociva para la democracia debido, entre otras razones, al grado de poder que concentran los mandatarios, razón por la cual se impulsó su eliminación.

Solo Uribe y el presidente Juan Manuel Santos han logrado esa reelección.

Lo aprobado

El otro tema grueso que superó el último debate de esta enmienda a la Constitución fue la creación del consejo de gobierno judicial, el cual reemplazará al Consejo Superior de la Judicatura, que dejará de existir con la promulgación de esta iniciativa.

La creación de este nuevo órgano judicial fue objeto de una intensa polémica en la Comisión Primera de la Cámara, durante el debate anterior.

De acuerdo con lo aprobado este jueves, el nuevo ente judicial definirá las políticas de la rama y presentará el presupuesto de la justicia para ser incorporado al proyecto de ley del Presupuesto Nacional de la Nación.

También se aprobó que esa nueva instancia judicial esté integrada por los presidentes de las tres altas cortes, tres asesores externos, el gerente de la rama judicial, un delegado de los magistrados y otro de los jueces.

Aforados

Luego de varias controversias en los debates anteriores de la reforma, finalmente se modificó el sistema de juzgamiento para los altos servidores del Estado.

Según lo aprobado, la Cámara de Representantes mantendrá la potestad para investigar y acusar ante el Senado al Presidente de la República, y se incluyó que también conozca los procesos contra los magistrados de la naciente comisión de aforados, creada en esta norma.

La cuestionada Comisión de Acusación de la Cámara seguirá viva un año, tiempo en el cual deberá depurar los procesos que tiene actualmente contra el jefe de Estado y sus antecesores.

En ese lapso, igualmente, se espera que haga un empalme con la nueva comisión de aforados, que será la encargada de investigar y acusar ante el Congreso en pleno a los magistrados de las altas cortes y al Fiscal General.

La idea es que durante ese año se reforme la Ley Quinta (reglamento del Congreso) y se elimine definitivamente la Comisión de Acusación, criticada por sus escasos resultados en el juzgamiento de aforados.

Entre los temas que superaron este jueves el último debate también están la supresión de la reelección del Contralor y la disposición de que el Vicepresidente sea investigado por la Fiscalía y juzgado por la Corte Suprema. Además se eliminó la posibilidad de que los congresistas renunciaran a sus curules y saltaran al Ejecutivo.

Este jueves en la noche, la plenaria de la Cámara suspendió la discusión del proyecto tras una polémica generada por una proposición que buscaba excluir al Defensor del Pueblo del grupo de funcionarios que no podrán ser reelegidos y que tendrán inhabilidades para aspirar a otros cargos.

El martes se retomará la discusión con los artículos que faltan de la reforma constitucional y que proponen eliminar la puerta giratoria, crear el Senado regional y establecer la equidad de género en las listas de candidatos.

Lo pendiente por aprobar

Entre los artículos que la Cámara dejó pendientes, del proyecto de equilibrio de poderes, está el del principio de “paridad” y “universalidad” en las listas a las corporaciones públicas.

También quedó pendiente la posibilidad de que los departamentos con menos de 500.000 habitantes tengan un senador.

Otro artículo que faltó por votar es el que impide que los magistrados de las altas cortes pasen de un alto tribunal a otro, práctica que se conoce como la ‘puerta giratoria’.

POLÍTICA