Archivo

El Globo, un restaurante que reúne comida y lectura infantil

El sitio participó en la reciente feria Pacífico Cocina, que se realizó en Cali.

notitle
04 de junio 2015 , 06:33 p.m.

La sencillez y la magia van de la mano a la hora de decorar los platos del restaurante El Globo, de Cali.

Pensado para niños, un sencillo plato de carne de cerdo y ensalada adquiere otra dimensión cuando a cada medallón se le pone una rosada nariz de azúcar y un par de ojos. La receta llega a la mesa llamándose ‘los tres cerditos’ (20.000 pesos).

Otro par de ojos de azúcar sobre una fresa arman la cabeza de ‘la serpiente de tierra caliente’, una ondeante línea de masa de deditos con crema y fresas.

Y la presentación de un banano enrollado en un crepe con arequipe les permite a los niños jugar con los palillos chinos en un bocado divertido que se asemeja a un sushi de frutas, de 6.000 pesos.

El Globo tomó su nombre en honor al teatro donde William Shakespeare presentaba sus obras. Es así porque su fundadora, Silvia Valencia, tiene amplia experiencia en la promoción de la lectura entre los niños. “Mi hermano Guido es cocinero –dice Valencia–, así que nos unimos para abrir un sitio en el que los padres y los niños pudieran hacer actividades juntos relacionadas con la literatura y la comida”.

Por lo mismo, los platos llevan guiños a cuentos y novelas: hay uno en homenaje a Moby Dick, otro dedicado a un cuento que gusta mucho entre los niños cercanos a los 4 años que asisten, que se llama Medio elefante, del mexicano Gusti. No es más que un lomo de res con salsa de vino, ensalada y papitas con decoración (20.000 pesos).

De entrada, el lugar parece más un jardín infantil de barrio: es una casa en cuyo garaje se adecuó una interesante biblioteca y hay un salón de juegos –donde seguramente se hacen feste- jos– y el comedor va más adentro, con un telón que simula un teatro.

Los viernes, a las 7 p. m., se puede cenar al ritmo de la divertida lectura de cuentos. Padres e hijos interactúan con personas que alternan la lectura con la proyección de las imágenes con las que se ilustran las historias que se leen. A la vez, prueban la comida. Y los niños juegan a sus anchas.

“La idea es que los niños tengan una oferta gastronómica divertida, además del servicio de librería, biblioteca y alguien que les lee en voz alta. También pueden participar en talleres de arte o actividades en las que toda la familia puede elaborar libros”, afirma Valencia.

Además, cuenta que cuando el proyecto comenzaba, analizaron lo que había para niños en restaurantes caleños.
“Existen muchos servicios, pero están centrados en la recreación y es como si se mandara a los niños por allá, a la piscina de pelotas, lejos de los padres. Nosotros quisimos que en este espacio padres e hijos disfrutaran juntos”.

Y esa es la propuesta de este lugar desde hace nueve meses. El Globo tiene capacidad para 80 personas y la posibilidad de celebrar en sus espacios desde cumpleaños hasta baby showers, pasando por los talleres de ecología, arte y lectura, así como los ciclos de cine y títeres.

El restaurante participó en la reciente feria Pacífico Cocina, que se realizó en Cali la semana pasada, y se distinguió entre las demás propuestas en la zona de comidas instalada en el Centro Valle del Pacífico, porque montó una minilibrería en medio de la oferta de comidas.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y Entretenimiento