Archivo

Fiscalía investiga hechos en los que terminó en coma joven de B/quilla

Familia de José Ricardo Soto López denunció maltrato policial y negligencia médica.

notitle
04 de junio 2015 , 09:34 a.m.

Y siguen apareciendo más testimonios y elementos probatorios que la Fiscalía tendrá que analizar para poder establecer lo sucedido en el caso de José Ricardo Soto López, de 18 años, quien se encuentra en estado de coma desde el pasado 23 de mayo, en la clínica General del Norte de Barranquilla.

A las imágenes de las cámaras de seguridad difundidas en un video que se ha vuelto viral en las redes sociales, y en las que la familia del joven se fundamentó para denunciar que este se encuentra grave por negligencia de la Policía y de los funcionarios del hospital de Puerto Colombia (Atlántico) y no por una sobredosis de cocaína, como se dijo desde un principio, se suman las versiones de habitantes del barrio San Carlos, de ese municipio, que lo encontraron deambulando y que alertaron a las autoridades.

A la 1:30 de la tarde del 23 de mayo, Soto López ingresó a rastras al centro asistencial municipal y tras presentar, por varios minutos, movimientos parecidos a los de una convulsión, no recibió ningún tipo de atención médica. Es motivo de cuestionamiento que los dos uniformados de la patrulla motorizada de la Policía que lo transportó para que fuera atendido por un médico, se marcharon tras entregárselo a tres jóvenes, entre los que se encontraba Angelo Conti, supuesto mejor amigo de José Ricardo.

'Estaba como dopado'

"Que lo iban a matar", aseguró Hans Acosta, que le repitió varias veces José Ricardo Soto López, tras encontrarlo perdido en el barrio.

Para Acosta, el joven no parecía como si estuviera bajo los efectos del alcohol, por el contrario, le pareció que había sido víctima de la exposición a la escopolamina. "Estaba como dopado, parecido a una persona a la que le dan burundanga. Le dimos agua y llamamos a la Policía, porque pedía ayuda", relató.

Dentro de la investigación que fue abierta también se tendrán en cuenta las versiones de los uniformados que, según el coronel José González, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Barranquilla, coinciden en que el joven nunca fue golpeado o maltratado.

“El sábado 23 de mayo a la una de la tarde, en el barrio San Carlos, de Puerto Colombia, la comunidad llamó a la patrulla del cuadrante porque había un joven bien vestido que no era del lugar y estaba echándose agua en la cabeza. La patrulla lo llevó a un centro asistencial hasta donde llegó su mejor amigo, Angelo Conti. Cuando José Ricardo vio a su amigo dijo que se iba con él. La comunidad le había quitado el celular al joven para comunicarse con la novia de este, luego se lo entregaron a los policías y estos a su vez se lo dieron a Conti… El joven estaba en aparente estado de embriaguez y mareado”, refirió González.

Respecto a un momento del video en el que se ve, supuestamente, cuando Conti sujeta a Soto para llevárselo, la Policía dijo que este también estaba en aparente estado de embriaguez y que no tomó a la fuerza a su amigo, puesto que Soto había manifestado querer irse con él.

“Los jóvenes no estaban en alto grado de excitación contra nadie por eso no fueron trasladados a la UPJ… El informe médico de Soto dice que ingresó al centro asistencial por farmacodependencia. Según el amigo su condición se debía al consumo de cocaína”, agregó González.

Este miércoles, el coronel Ramiro Castrillón, comandante de la Policía Metropolitana, se refirió al caso y pidió prudencia y paciencia mientras se desarrollan los cotejos de todas las versiones de los involucrados así como de los hechos que se evidencian en las imágenes de las cámaras de seguridad. "Si hubo extralimitación u omisión por parte de los uniformados que intervinieron en el proceso, en ese caso se interpondrán las sanciones disciplinarias a las que haya lugar, pero hay que esperar los resultados de la investigación", dijo Castrillón.

La familia de José Ricardo Soto López pide que se investigue si el joven fue víctima de la utilización de la fuerza bruta por parte de sujetos que dijeron ser sus amigos, o una negligencia por parte de funcionarios del Hospital de Puerto.

 Alicia Rueda, gerente del Hospital de Puerto Colombia, indicó que al joven se le brindó el protocolo de atención en el centro asistencial, aunque en el video queda evidenciado que nadie le brinda los primeros auxilios durante varios minutos hasta que lo llevan a una habitación para colocarlo en una camilla.

Rueda asegura que en la historia clínica del paciente cuando fue remitido a un centro asistencial de tercer nivel, estaba consciente y no convulsionando.

La familia de Soto López exige explicaciones en torno a que  su ser querido fue trasladado solo cuatro horas después a un centro asistencial de mayor complejidad en Barranquilla, la clínica General del Norte, donde presenta una falla multisistémica que compromete varios de sus órganos vitales.

Identificados

De los tres acompañantes de Soto López  dos ya fueron identificados como Ángelo Conti y Andrés Felipe Zapata, quienes serán solicitados por el fiscal para que declaren por lo sucedido.

Cuando el joven aparece en el piso del puesto de salud de Puerto Colombia  había 2 médicos, 3 enfermeras, un portero y un cajero que solo observaron la situación.

Estas personas, también identificadas,  entregaron su versión de los hechos ante la Fiscalía General de la Nación.

El exalcalde de Barrancas, La Guajira, José Soto Berardinelly, padre de José Ricardo, expresó que su hijo se mantiene vivo de milagro y que la familia está consciente de que puede morir en cualquier momento.

En carta abierta al comandante de la Policía, coronel Ramiro Castrillón, la madre de José Ricardo, Martha López, le exigió que se retracte de haber dicho a la opinión pública que su hijo fue encontrado por agentes de la Policía echándose agua; que este estaba ingiriendo licor y sustancias sicoactivas y que se quiso ir voluntariamente con los supuestos amigos.

"Exijo respeto al lecho de enfermo de mi hijo y a mi dolor de madre. Pretender distorsionar la verdad para encubrir la mala conducta de dos agentes, no es propio de quien aspira a ser General de la República. Es inaceptable que la conducta criminal de delincuentes y malos funcionarios, cuenten con la justificación y tácita complicidad de quienes deben velar por la honra y vida de los ciudadanos. Sus declaraciones fueron inoportunas. Los hechos requieren ser investigados, no justificados. Tratar de tapar el sol con el dedo de la falsedad, es lesionar de manera severa la buena imagen que queremos preservar de la Policía Nacional como institución. Le exijo, como madre de José Ricardo Soto López, por respeto a mi hijo y respeto a la verdad, rectificar sus afirmaciones calumniosas", dice un aparte de la misiva.

José Ricardo Soto López es hermano del exconcejal de Barranquilla Miller Soto, quien durante tres períodos consecutivos mantuvo su curul.

BARRANQUILLA