Archivo

Los interrogantes que deja la sorpresiva renuncia de Blatter

¿Sabía de las movidas de su mano derecha? y ¿quién lo sucederá ahora? son algunas de las dudas.

notitle
03 de junio 2015 , 08:33 a.m.

La dimisión anunciada el martes de Joseph Blatter, que según varios medios de comunicación estaría siendo investigado por la justicia estadounidense, deja a la Fifa sin su presidente de los últimos 17 años pero quedan muchas cosas sin resolver, entre ellas su sucesión.

Blatter, de 79 años, de los cuales lleva casi 40 en la Fifa, renunció el martes, apenas cuatro días después de haber sido reelegido por un quinto mandato, basando sus motivos en que su "mandato no cuenta con el apoyo de todo el mundo del fútbol".

Según los medios estadounidenses, Blatter, cuyo sucesor no será conocido antes de un Congreso extraordinario previsto en Zúrich entre diciembre de 2015 y marzo de 2016, tiene detrás a la justicia norteamericana.

Para el ‘New York Times’, Blatter "intentaba desde hace días tomar distancias respecto al escándalo", pero las autoridades "esperan obtener la cooperación de algunos de los responsables de la Fifa inculpados" por corrupción para cerrar el círculo a su alrededor.

La cadena ‘ABC News’ informó de una investigación del FBI sobre Blatter, citando a responsables anónimos de las fuerzas del orden, así como a fuentes próximas del dosier, pero sin dar detalles. Y este miércoles, la Interpol emitió a petición de las autoridades estadounidenses seis demandas de detención para una extradición, entre ellos las de dos exresponsables de la Fifa: el trinitense Jack Warner, exvicepresidente de la Fifa, y el paraguayo Nicolás Leoz, exmiembro del comité ejecutivo.

Sacudida desde hace años por los escándalos y las sospechas de corrupción, la instancia se vio sobre todo fragilizada por la revelación del martes del New York Times sobre la implicación del francés Jérôme Valcke, secretario general y brazo derecho de Blatter, en un giro de 10 millones de dólares a cuentas administradas por Warner, ya inculpado por la justicia estadounidense.

El ministro de Deportes sudafricano, Fikile Mbalula, defendió este miércoles la "legalidad" de esos diez millones de dólares pagados al fútbol caribeño, que la justicia estadounidense considera como un soborno para conseguir la atribución del Mundial de 2010. Según Mbalula, la cantidad pagada al fútbol caribeño iba destinada a asociaciones locales y se enmarcaba en el proyecto sudafricano de convertir el Mundial de 2010 en un motivo de orgullo para África y todos los africanos, incluida la diáspora.

"No tengo ningún razón para decirme que debo dejar de ser secretario general, no tengo ninguna responsabilidad, no tengo ningún reproche que hacerme", declaró Valcke este miércoles a una radio de su país, rechazando ser culpable en este caso.

También se conoció el miércoles que Chuck Blazer, cara del fútbol en Estados Unidos y la Concacaf entre 1991 y 2013, admitió a la justicia de su país haber aceptado sobornos junto a otros dirigentes de la FIFA para la elección de sede de los Mundiales de Francia-1998 y Sudáfrica-2010.

Persona non grata

Tras su dimisión del martes, Blatter ya recibió el primer desplante: los organizadores del Mundial Sub-20 en Nueva Zelanda, una competición de la Fifa, indicaron que no deseaban su presencia cuando estaba prevista su asistencia en la final del 20 de junio. Como compensación, Blatter recibió un largo aplauso este miércoles por parte de los trabajadores de la Fifa en Zúrich, ante los que pronunció unas palabras.

El anuncio de la marcha del suizo fue celebrado por la prensa y por un buen número de responsables del fútbol mundial. El martes, el presidente de la UEFA Michel Platini la había calificado de "buena decisión".

Su predecesor, el sueco Lennart Johansson, candidato perdedor frente a Blatter en 1998, fue más lejos: "Es extrañamente inteligente de su parte".

"Es una excelente noticia", juzgó el presidente de la Federación Inglesa, Greg Dyke, mientras la prensa de su país, acogía con alegría la noticia este miércoles. En el campo de la política, desde la Unión Europea se espera "un cambio fundamental" en la Fifa, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, deseó que la organización pueda regirse por "los estándares que todos deseamos".

"Buena noticia" también para el presidente de la Federación Holandesa de fútbol, Michael Van Praag, que fue un tiempo candidato para la elección del viernes, en la que Blatter obtuvo un quinto mandato frente al príncipe jordano Ali Bin Hussein. El equipo de este último aseguró que estaba "dispuesto a tomar la presidencia de la Fifa en todo momento, si se le pide".

El exinternacional brasileño Zico, el exvicepresidente surcoreano de la FIFA Chung Mong-Joon y el exvicesecretario general adjunto francés de la FIFA Jérôme Champagne reflexionan también sobre una posible candidatura.

Confianza perdida

Los responsables del fútbol europeo también tendrán algo que decir, y sobre todo su presidente, el francés Michel Platini, de 59 años, que anunció el aplazamiento de una reunión de la UEFA prevista el sábado en Berlín donde los dirigentes europeos debían definir sus relaciones futuras con la Fifa.

"Nuevas informaciones son reveladas cada día y es más razonable tomar un poco de distancia antes de poder posicionarnos todos juntos sobre el tema", explica el patrón del fútbol europeo en un comunicado. Varios patrocinadores de la Fifa --Coca-Cola, Adidas, Visa, McDonald's y Hyundai-- coincidieron en que es "un paso en la buena dirección" para restaurar una confianza perdida.

Los procesos judiciales siguen abiertos y las autoridades suizas continúan investigando sobre la atribución de los Mundiales 2018 y 2022 a Rusia y a Catar. Jack Warner y Nicolás Leoz habían participado en la votación de 2010 en la que los dos países fueron designados.

El Kremlin indicó este miércoles que continúa los preparativos del Mundial-2018, mientras que Catar señala que no tiene nada que esconder respecto a las condiciones de atribución del Mundial-2022.

AFP