Archivo

'Medidas para aliviar crisis carcelaria han sido paliativas'

Contraloría asegura que desde el 2010 a la fecha no se ha construido ninguna cárcel nueva.

notitle
02 de junio 2015 , 02:14 p.m.

En un boletín macrofiscal, la Contraloría General hizo un corte de cuentas sobre la política carcelaria en Colombia y el hacinamiento de este sistema. 

El órgano de control concluyó que hay serios retrasos en las metas de los planes de desarrollo que intentaban frenar esta problemática.

La Contraloría afirmó que, según las cifras oficiales, el hacinamiento en las cárceles está por el 50 por ciento. Aunque tan solo hay 76.000 cupos, la población reclusa es de 115.000 personas, por lo que el “hacinamiento es crítico”.

La Contraloría asegura que, aunque en el sector penitenciario el presupuesto creció en un 31 por ciento en los últimos cuatro años, esto no se vio reflejado en mejoras y las medidas implementadas son “paliativas y plantean soluciones de corto plazo para ayudar a aliviar la situación carcelaria”.

En el 2013, la Unidad de Servicios Penitenciarios solo ejecutó el 67 por ciento de los recursos pese a que ese año se declaró la emergencia carcelaria. Y esa inversión correspondió a la creación de nuevos pabellones en las cárceles de Espinal, Buga, Tuluá con una capacidad de 2.000 nuevos cupos. Aunque esos espacios contemplaban áreas educativas, deportivas y productivas, éstas aún no se han puesto en servicio.

“De tal forma que la habitabilidad carcelaria sigue en crisis y el Estado se encuentra expuesto a recibir numerosas demandas por las deficiencias en la prestación de este servicio. A pesar de lo anterior, el nuevo Plan Nacional de Desarrollo plantea sólo la construcción de cárceles nuevas, sin hacer referencia a la renovación de la infraestructura existente ni la promulgación de una política criminal de fondo, que no sólo se concentre en la alternatividad penal”, dice el boletín macrofiscal.

Para la Contraloría, “solo han crecido los gastos de funcionamiento y no la puesta en funcionamiento de nuevos cupos carcelarios”.

Por otro lado, según la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios, el 88 por ciento de la infraestructura de las cárceles es inadecuada, principalmente por su vetustez.

De las 138 cárceles que hay en Colombia, 120 tienen más de 21 años de construcción y 20 establecimientos penitenciarios tienen más de 100 años.

Así lo reconoce el mismo Plan Nacional de Desarrollo del 2010 que afirma que, con una vida útil de 50 años, el 45 por ciento de las cárceles ya supera ese término”.

La Contraloría asegura que aunque entre el 2004 y el 2010 se llevó a cabo un plan de ampliación de la infraestructura carcelaria que tuvo un costo de 1,4 billones de pesos y creó 22.703 nuevos cupos, “el problema del hacinamiento continúa y tampoco se ha adecuado la infraestructura carcelaria a las necesidades del sistema”.

Y aunque entre el 2010 y 2014 el Gobierno planteó la creación de 26.000 nuevos cupos, la Contraloría asegura que no se cumplió esa meta.

“A pesar del gasto realizado en el sector durante el pasado cuatrenio, entre septiembre de 2010 y marzo de 2015 no se construyó ningún recinto carcelario nuevo”.

Y agrega: “Entre el 2011 y el 2014, con 457.000 millones, se han abierto solo 1.500 cupos, la mayoría reacondicionados”, dice el estudio del organismo.

Incluso, la ejecución de la inversión en el sistema penitenciario en el 2012 apenas llegó al 15,9 por ciento y en el 2013 al 52,8 por ciento. Entre 2012 y 2014 los recursos que no se usaron fueron más de 105.000 millones de pesos con los que se habrían podido construir unos 1.400 nuevos cupos.

Mientras tanto, los problemas de hacinamiento siguen creciendo. Mientras en el 2007 el hacinamiento era del 20 por ciento, según la Contraloría, en el 2011 el hacinamiento creció al 30 por ciento y en el 2014 pasó al 50 por ciento.

La Contraloría critica que aunque el nuevo plan de desarrollo (2014-2018) planea crear en este periodo 17.544 nuevos cupos y reducir el hacinamiento al 45 por ciento, esta meta “no establece claramente el comportamiento de la población carcelaria, ni la evolución de los cupos carcelarios nuevos”.

Reparos a la política carcelaria

El órgano de control fiscal concluye que, pese a que los problemas del sistema carcelario en el país van más allá de la creación de nuevos cupos, el actual Plan Nacional de Desarrollo no establece una política penitenciaria de largo plazo “que garantice el pleno respeto de los derechos humanos de los internos en condiciones básicas de seguridad, habitabilidad y salubridad, y su efectiva incorporación a la sociedad civil”.

De otro lado, rechazó que en materia de política criminal el Gobierno proponga las medidas alternativas a la reclusión “como la única herramienta” para solucionar los problemas del sistema.

La Contraloría dice que aunque es importante mejorar el sistema penal sin tener que recurrir al aumento de penas, así como fortalecer la justicia restaurativa e impulsar las penas no privativas de la libertad, estas no deberían ser la única salida.

JUSTICIA