Archivo

El susto por lipoescultura que llevó a urgencias de clínica a menor

La joven de 17 años se sometió a intervención sin el permiso de su madre.

notitle
01 de junio 2015 , 08:04 p.m.

La joven de 17 años veía con decepción cómo cada consultorio que visitaba, junto a su madre, le daban como respuesta una negativa ante su deseo de realizarse una lipoescultura.

“Los doctores eran muy cuidadosos con eso, cada vez me sentía más feliz de que no le hicieran caso”, narra su madre, con quien vive en una vivienda del oriente de Cali.

La menor no se rindió, junto a su pareja encontró un lugar en el barrio Ciudad 2.000 donde le realizarían la intervención por un millón y medio de pesos.

La joven, que estudia enfermería, solo quería “quitarse cositas, gorditos y verse bien”.
El pasado 6 de mayo, la madre llegó a la vivienda y encontró a su hija recuperándose de la cirugía, hubo una pequeña discusión.

“Yo me indigné, sobre todo, porque en ese lugar donde le hicieron la intervención a mi hija no me pidieron permiso, me parece una falta de responsabilidad y respeto”, dice la madre.

Doce días después, un dolor lanzó la primera alerta del drama que la joven padecería. Los glúteos de la muchacha se empezaron a infectar, posterior a eso, un dolor se tomó su cuerpo y ella no soportó más hasta que su mamá decidió llevarla al mismo lugar donde le hicieron la cirugía.

“No la atendieron y me tocó correr con ella a otro centro médico. Por fortuna la atendieron y ya se encuentra fuera de peligro”, agregó la mamá.

Este lunes, la joven se preparaba para ser dada de alta en la clínica donde le retiraron los biopolímeros que le inyectaron en ese centro de estética.

Las autoridades de salud informaron que se está haciendo seguimiento al caso e investigando si el sitio está habilitado para la realización de estas intervenciones estéticas.

Esta labor se está adelantando en conjunto entre las Secretarías de Salud del Valle del Cauca y Cali, como los entes encargados de habilitar la apertura de ese tipo de establecimientos. Mientras tanto, se espera reglamentar los procedimientos para menores.

Durante su recuperación, la estudiante indicó que no tiene nada en contra de las cirugías, ya que “eso puede pasar en cualquier parte, no por esto que me pasó voy a cambiar mi posición”.

Los gastos, luego de las intervenciones realizadas, superarán los cuatro millones de pesos y podría elevarse producto del tratamiento de recuperación.

Una de las preocupaciones de las autoridades sanitarias está en establecimientos que se instalan en sectores residenciales y ofrecen distintos procedimiento.

Algunos desaparecen cuando se les realiza algún requerimiento como ha ocurrido en dos de los últimos casos. La Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica los califica como ‘centros de garaje’ ó ‘nómadas’. Eso dificulta los controles y llevan a los llamados oficiales de atención para los pacientes o sus familias.

‘Debemos controlar a las jóvenes’: Riascos

Alfonso Riascos, médico cirujano de la ciudad, miembro de la Sociedad Colombiana de Cirujanos Plásticos, asegura que hay un incremento en menores de edad que antes de terminar el bachillerato ya piensan en realizarse alguna cirugía.

“Las mujeres ya antes de graduarse quieren inyectarse cosas y por lo regular eso solo lo hacen personas inescrupulosas. Lo que necesitamos es educar a las jóvenes para que no dañen su cuerpo desde tan temprano, ahí es importante la presencia de sus padres y de las autoridades de la salud”, dijo Riascos.

Este año, se radicó en el Congreso de la República, un proyecto de Ley, con la asesoría del la Asociación Colombiana de Cirujanos Plásticos, que busca prohibir que las cirugías estéticas se realicen en menores de edad, que por ahora pueden operarse siempre y cuando tengan los permisos de sus padres.

Este proyecto tendrá excepciones, tales como las cirugía con fines reconstructivos.
“Cali se ha tomado como centro de referencia de belleza a nivel mundial desde hace unos 10 años gracias a sus cirujanos, pero así mismo han aumentado los casos de jóvenes que buscan, desesperadas, realizar cirugías en su cuerpo, algunas aún no terminan de formarse”, comenta, preocupado, el médico.

Riascos recordó que al momento de llevar a cabo una cirugía plástica, los interesados pueden revisar la autenticidad del título del médico a través de la página web de la Asociación de Cirujanos.

CALI