Archivo

Exjefe del fútbol brasileño, investigado por fraude y lavado de dinero

Ricardo Teixeira habría movido en sus cuentas, entre 2009 y 2012, 147,3 millones de dólares.

notitle
01 de junio 2015 , 07:40 p.m.

La fiscalía brasileña investiga al exjefe de la confederación de fútbol (CBF) Ricardo Teixeira, señalado por la policía de lavado de dinero y fraude entre 2009 y 2012. "Esta investigación corre bajo total sigilo", dijo a la AFP Marcelo del Negri, portavoz del Ministerio Público Federal en Rio de Janeiro.

Un informe de la policía federal reveló que entre 2009 y 2012 Teixeira, que fue presidente de la CBF por 23 años (1989-2012), movió en sus cuentas 464 millones de reales (hoy 147,3 millones de dólares), un monto considerado "atípico", indicó la revista brasileña Época, que tuvo acceso al informe policial.

Teixeira renunció a la CBF en 2012, en medio de denuncias de corrupción. Hasta su salida fue presidente del comité organizador del Mundial-2014. Este informe de la policía fue filtrado a la prensa brasileña en medio de un escándalo de corrupción en la Fifa que puso tras las rejas a siete jerarcas de la institución, incluido el sustituto inmediato de Teixeira en la CBF, José Maria Marin. La investigación contra Teixeira no está por ahora vinculada a este caso.

Cuatro delitos

La investigación terminó en enero y el informe enviado a la fiscalía indica que hay indicios suficientes para imputar además al exjefe del fútbol por un total de cuatro delitos, entre ellos evasión de divisas y falsificación de documento público.

La policía no respondió los llamados de la AFP para obtener más información sobre su investigación. El Ministerio Público (fiscalía) investiga el caso y debe ahora hacer una denuncia formal ante la justicia o archivar el informe policial.

El reporte filtrado reveló además que el exjefe de la CBF mantenía cuentas en el exterior no incluidas en su declaración del impuesto sobre la renta, lo que constituye el delito de evasión, destacó el diario ‘O Estado’.

A través de esas cuentas, Teixeira habría simulado la compra de acciones usando el nombre de una empresa para "mover altas sumas de dinero" e hizo transacciones inmobiliarias de fachada, entre ellas la compra de un apartamento en un lujoso barrio Rio de Janeiro por 720.000 reales (228.500 dólares), aunque en realidad estaba valorado en al menos 2 millones de reales (634.900 dólares).

"No tendría como justificar los valores involucrados en la adquisición" del departamento, indicó la PF. Teixeira, de 67 años, fue yerno y protegido de Joao Havalenge, presidente de la Fifa por 24 años (1974-1998), con quien acumuló mucho poder y estuvo involucrado en una investigación sobre pago de sobornos en la década de 1990, revelado por el periodista de la BBC Andrew Jenning.

También fue investigado por el supuesto sobrecosto de un partido amistoso entre Brasil y Portugal jugado en 2008. El juego habría costado 9 millones de reales (hoy 2,8 millones de dólares), que pagó el gobierno del Distrito Federal a la empresa Ailanto, en la que el expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, era socio.

Teixeira ya estuvo involucrado en numerosas investigaciones por corrupción. Entre 2000 y 2001, fue investigado por apropiación indebida de fondos, lavado de dinero y ocultamiento fiscal, a raíz de las relaciones de la CBF con la marca estadounidense Nike, entonces auspiciante oficial de la selección brasileña. Todos los procesos fueron archivados por pedido de la fiscalía.

‘Ladrones y bandidos’

Su sustituto José Maria Marin fue detenido el miércoles pasado en Suiza, junto a otros seis altos jerarcas de la Fifa, a petición de las autoridades estadounidenses que lo señalan de haber aceptado sobornos de varios millones de dólares desde los años 90.

Marin presidió la CBF desde 2012 hasta el 16 de abril pasado. La justicia estadounidense ya anunció, sin mayores detalles, que investigaría el proceso de elección de Brasil como sede de la última Copa del Mundo.

La presidenta Dilma Rousseff consideró al respecto que "todas las Copas" del Mundo deben ser investigadas. Su ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, dijo la semana pasada que se investigarán con "gran rigor" las denuncias de corrupción.

Mientras, en el Senado, Romario, excampeón mundial y hoy miembro de ese cuerpo legislativo, impulsó una comisión de investigación para indagar las actividades de la CBF, así como los contratos suscritos por el comité organizador del Mundial-2014 en Brasil.

Romario lleva meses tachando de "ladrones" y "bandidos" a los altos jerarcas de la CBF, incluido Marin y Teixeira, y fue un gran crítico de la organización del Mundial.

AFP