Archivo

'Queremos hacer más negocios con Colombia': gobierno de Suecia

Así lo manifestó a EL TIEMPO la canciller sueca, Margot Wallström. Entrevista.

notitle
29 de mayo 2015 , 07:19 p.m.

 La canciller sueca, Margot Wallström, estuvo de visita en Colombia y habló con EL TIEMPO sobre los 140 años de relaciones entre ambos países y el compromiso de Estocolmo con el proceso de paz.

¿Cuál es el propósito general de su visita a Colombia?

Primero que todo, celebrar el aniversario 140 de las relaciones entre Colombia y Suecia, y también para ofrecer nuestro apoyo y ayuda en el proceso de paz, del cual esperamos supere los recientes malos acontecimientos. Esta visita también responde al propósito de ver cómo incrementamos nuestra relación comercial, ya que Colombia es un país que lo está haciendo muy bien en materia económica.

Usted ha hecho una defensa muy férrea del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc, pero este ha sufrido fuertes golpes. ¿Cree usted que el proceso pueda fracasar?

Los ojos del mundo están sobre Colombia y el proceso de paz. ¿Por qué? Porque representan la esperanza en un mundo en el que se ven muy pocas de estas iniciativas. Cuando ocurren estos serios retrocesos con acciones violentas, la confianza del pueblo se resquebraja porque no ve la necesidad de un compromiso con la paz si la violencia continúa. Las organizaciones de mujeres con las que he hablado me dicen que hay que desmantelar la idea de la guerra e insistir en el propósito de la paz. No hay que rendirse, hay que mantenerse en la mesa.

¿Cuál es el compromiso de Suecia en este proceso?

Hemos definido dos pilares: uno es el proceso de paz en sí mismo, y el otro es el respeto a los derechos humanos y la democracia. Es un esfuerzo en el que hemos estado involucrados por muchos años, ayudando a organizaciones sociales a su desarrollo. Nos hemos reunido con agencias gubernamentales y grupos representativos de víctimas, campesinos y de la sociedad en general, pero esta clase de iniciativas requieren dinero, recursos y gente idónea para cristalizarlas.

Una de las bases de la paz es el respeto entre todos. ¿Por qué el mundo todavía le teme a la defensa de los derechos de la mujer?

Hoy en día está más que probado que involucrar a la mujer, darle voz, es vital para construir una paz sólida. En muchas ocasiones son los únicos pilares en sus sociedades, mantienen unidas a sus familias y no quieren ser solo víctimas, quieren ser agentes de cambio. Hacerles daño a las mujeres es destruir la fábrica de la sociedad. Hay que meter a la mujer en el proceso de paz, oírla, atender sus reclamos.

¿Qué balance hace usted de esa relación que ha unido a Suecia y Colombia por 140 años?

Queremos hacer más negocios, y mucho más duraderos, comprometernos más con Colombia e invertir, incentivar la inversión mutua, ya que ustedes tienen aquí algunos muy buenos productos que nos pueden vender, incluyendo jugadores de fútbol (risas).

LUIS ALEJANDRO AMAYA E.
Subeditor Internacional