Archivo

Los 'viejos' más verdes de Bogotá

Nogales y palmas de cera centenarios son algunas de las plantas que resisten la renovación urbana.

notitle
29 de mayo 2015 , 01:44 p.m.

El residente más longevo de Bogotá vive desde hace casi 200 años en la calle 77 con carrera 9.ª. De hecho, el barrio en el que habita lleva el nombre de su especie en su honor. Se trata de un árbol de la variedad nogal, que por su tamaño y de acuerdo con documentos históricos se puede determinar que es bicentenario.

“Es el árbol insigne de la capital y es de la misma especie de los que adoraban los indígenas cuando llegaron los españoles. Como esto era contrario a las creencias católicas, eliminaron los que estaban entre Bogotá y Tunja”, afirmó el ingeniero forestal Eduardo Bermúdez, quien asesoró al Jardín Botánico de la capital para escoger y hacer el estudio de cuáles eran los individuos verdes más antiguos de la ciudad, para que de esa manera se expidiera en el 2011 la Resolución 6971, en la que se hace un primer inventario de los árboles patrimoniales o de interés público para Bogotá.

Para conseguirlo, Bermúdez, junto a los funcionarios del Jardín Botánico, recorrieron la ciudad, desde la calle 1.ª hasta la 200, entre las carreras 1.ª y 14, lo que acogió a las localidades de La Candelaria, Chapinero, Usaquén y parte de Teusaquillo para encontrar cuáles de los 1’209.307 seres de madera de la ciudad superaban el medio siglo de vida. “Bogotá se desarrolló desde la plaza de Bolívar y la carrera 1.ª, por eso se inició el recorrido desde esa zona. Y en Chapinero y Usaquén estaban haciendas como la del Chicó, en donde se encontraban árboles de esas características”, explicó Bermúdez.

En el recorrido se determinaron las edades de los árboles, por sus características físicas y documentos históricos, como sucedió con las palmas del Museo del Chicó. En la resolución se escogieron 43 árboles, aunque no se incluyó el nogal bicentenario, pero según informaron en el Jardín Botánico viene un segundo inventario en el que se incluirá.

La Resolución 6971 obliga a que el Distrito y la ciudadanía los protejan. De acuerdo con el artículo 6, la Secretaría de Ambiente tendrá que priorizar el diagnóstico del estado físico y el mantenimiento de estos árboles. La norma incluye sanciones para quien los dañe, con multas hasta de 5.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes. Es decir que en 2015, si alguien interviene uno de estos árboles sin autorización o llega a dañarlo, tendría que pagar 3.221’750.000 pesos de multa.

Aquí le presentamos algunos de estos árboles y le contamos un poco de su historia.

Un nogal de 200 años

Este nogal, que según expertos tiene más de 200 años, vive en la calle 77 con carrera 9.ª, en el barrio El Nogal, que se nombró en su honor. Este ha logrado sobrevivir pese a la expansión urbana a su alrededor y es un tesoro de la ciudad. Carolina Delgado /EL TIEMPO

El Ciprés de la Quinta de Bolívar

La Quinta de Bolívar alberga la historia del libertador y de cientos de plantas. Hugo Pedraza, jardinero del lugar desde hace 33 años, dice que uno de los cipreses ya está viviendo su tercer siglo, pero el ingeniero Bermúdez afirma que tendría entre 150 y 180 años. Carolina Delgado / EL TIEMPO

 Rosas de más de 100 años

Esta mata de rosas ya cumple más de 100 años en la quinta a pesar de ser considerado como un arbusto frágil. Carolina Delgado / EL TIEMPO

Cuatro palmeras en Terraza Pasteur

En la carrera 7.ª con calle 24 está el centro comercial Terraza Pasteur, que adorna su entrada con cuatro palmas fénix. Sin embargo, estas tienen más de 70 años y se encuentran en la séptima desde antes de la edificación de la terraza. Carolina Delgado / EL TIEMPO

Palmas de cera en El Chicó

En el Museo del Chicó –carrera 7.ª con calle 92– se encuentran más de cinco palmas de cera que, según expertos, también cumplen más de 100 años adornando el paisaje. Carolina Delgado / EL TIEMPO

Los cauchos de la Biblioteca Nacional

Frente a la Biblioteca Nacional –calle 24 con carrera 5.ª– hay una palma fénix que a pesar de que no nació en este lugar, pues fue sembrada allí cuando ya estaba grande, hoy sigue adornando el espacio, después de más de 50 años. Carolina Delgado / EL TIEMPO

Un eucalipto detrás de Lourdes

En la parte trasera de la iglesia de Lourdes se encuentra un eucalipto de unos 100 años de edad. El fundador del Jardín Botánico de Bogotá lo mencionó en su estudio Plantas útiles de Colombia. Carolina Delgado / EL TIEMPO

Una palma de cera adorna la Séptima

En la calle 72 con carrera Séptima se ubicaba una bolera hace unos 60 años, en ese momento la entrada era adornada por una palma de cera que ya tenía cerca de 40 años de edad. Hoy la misma palma que ya cumple 100 años continúa dándole vida al paisaje de la avenida. Carolina Delgado / EL TIEMPO

Para celebrar la Independencia

El parque de la Independencia –carrera 7.ª con calle 26– fue levantado a inicios del siglo XX para conmemorar el primer centenario de la Independencia, de ahí su nombre. A su vez, para adornar la zona verde se sembraron palmas de cera que aún permanecen en él.  Carolina Delgado / EL TIEMPO

Escríbanos a @lcarolinadb y @ashissino85 en Twitter. 

Redacción EL TIEMPO ZONA