Archivo

Joven en Barranquilla superó el labio leporino y ahora es saxofonista

Jonatan Muñoz fue operado Gracias a la Fundación Operación Sonrisa y da su testimonio a afectados.

notitle
29 de mayo 2015 , 10:37 a.m.

“Traje mi instrumento musical para tocarles a las familias y motivar a todos los que están en la condición en la que yo estuve durante mi niñez y adolescencia, porque durante mi carrera de Licenciatura en Música muchos profesores me dijeron que me dedicara a otra cosa o que no tocara instrumentos de viento... Yo superé todas las barreras que se me presentaron y hoy les estoy diciendo a ellos (los afectados) que sí se pueden cumplir los sueños y cumplir las metas que se propongan”, dijo Jonatan Alexánder Muñoz Gutiérrez, un profesor de música de 26 años, quien nació con labio leporino y paladar hendido.

Las notas de Muñoz se escucharon ayer en todos los pasillos del Hospital ESE Cari de alta complejidad, en medio de la segunda jornada de valoración a personas que necesitan una intervención para estar en una condición física normal.

Mientras el joven docente de música tocaba su saxofón y llevaba el ritmo con los pies, las madres de decenas de niños con labio leporino escuchaban sus dulces melodías y además observaban fijamente la cicatriz que se extiende desde el ala derecha de su labio superior hasta su nariz. Con la mirada todas decían: ‘Sí se puede’.

Los médicos especialistas de la Fundación Operación Sonrisa, quienes estaban en consultorios y salas haciendo las valoraciones, explicaron que no es que en la actualidad se den más casos de estas condiciones físicas (sindactilia, polidactilia, labio leporino, paladar hendido, entre otras), sino que hay más necesidades en la población y no hay oportunidades médicas de fácil acceso.

En esta ocasión fueron 250 personas en búsqueda de ayuda. Niños, jóvenes y adultos estaban agolpados en los pasillos del Cari esperando su turno para ser valorados, con la ilusión de que sus sonrisas distorsionadas puedan algún día ser normales para siempre.

“La meta son 40 personas, pero esperamos poder intervenir unas 60. Para que haya mayor ayuda por parte del Cari, del club Rotario Centro y de la Fundación Operación Sonrisa se necesita más colaboración de la empresa privada”, indicó Rocío González, coordinadora de la jornada.

Mientras los niños jugueteaban de un lado para otro buscando meriendas, abrazando a los voluntarios y montándose en los inflables que llevaron para actividades recreativas, Muñoz se llenaba de fe para ver si salía seleccionado.

“Es muy importante para mí el resultar beneficiado con una cirugía plástica que me corrija la cicatriz del labio y con otra que me corrija el tabique, para poder apostarle al ingreso a la Armada Nacional, institución en la que me presenté, pasé todas las fases y en la que me dijeron que en esta oportunidad no podía hasta que me sometiera a las intervenciones que necesito. Necesito las operaciones para continuar con mi proyecto de vida”, explicó Muñoz.

Un proyecto de vida especial

Jonatan Alexánder Muñoz Gutiérrez, el joven de 26 años que superó el labio leporino después de casi 20 años de intervenciones quirúrgicas, convirtió su proyecto de grado de Licenciatura en Música en su proyecto de vida.

Después de las trabas que muchos profesores le pusieron por su condición, se ideó una metodología para que los maestros en música les enseñen a niños y jóvenes que tienen esa condición física. Espera que una firma le ayude a hacer realidad su idea y así poder impactar en muchas vidas.

Daniel Escorcia Lugo
Redacción Barranquilla