Archivo

'Peña Nieto declaró información errónea sobre cómo obtuvo propiedad'

Así lo asegura la agencia de noticias Reuters tras revisar una serie de documentos públicos.

notitle
28 de mayo 2015 , 05:06 p.m.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, declaró información incorrecta a las autoridades sobre las circunstancias en las que obtuvo una de sus propiedades, según mostraron documentos públicos revisados por Reuters, una discrepancia que podría avivar la controversia en torno a sus finanzas personales.

De acuerdo con una declaración patrimonial oficial presentada hace dos años por primera vez, Peña Nieto reportó que recibió una propiedad a través de una "donación", o un obsequio, de su padre.

Peña Nieto, que hizo pública su declaración en el 2013 como parte de un esfuerzo por impulsar la transparencia y la rendición de cuentas, desde entonces ha actualizado y ratificado su declaración dos veces.

Sin embargo, por medio de una solicitud de información pública, Reuters accedió a documentos que mostraron que Peña Nieto en realidad compró la propiedad en cuestión -un terreno de 1,000 metros cuadrados en el pueblo de Valle de Bravo- en 1988 de manos de un tercero. Pagó 11.2 millones de pesos, o unos 5,000 dólares de esa época, según el registro. Su declaración muestra a la propiedad valorizada en sólo 11,200 viejos pesos o cinco dólares en esa época.

La agencia Reuters asegura que no pudo determinar por qué Peña Nieto presentó la compra como una donación y declaró un precio menor.

La declaración muestra una lista de otras ocho propiedades inmobiliarias, cinco de las cuales también son reportadas como donaciones.

Reuters tampoco pudo corroborar si estas cinco propiedades, que incluyen casas y terrenos, fueron declaradas correctamente. Los funcionarios públicos mexicanos no tienen la obligación de explicar la fuente de los recursos utilizados para obtener propiedades que reciben como obsequio, pero se les requiere que declaren con precisión cómo adquirieron sus propiedades.

La oficina del presidente no quiso hacer comentarios, a pesar de que se le pidió varias veces explicaciones sobre las discrepancias en los documentos.

Peña Nieto ha estado bajo presión en los últimos meses por una serie de escándalos de conflictos de interés centrados en propiedades que él, su esposa Angélica Rivera y su ministro de Hacienda Luis Videgaray adquirieron de manos de contratistas vinculados al Gobierno.

La periodista mexicana Carmen Aristegui y sus colegas reportaron a fines del año pasado que la primera dama Rivera estaba adquiriendo una residencia valorizada en varios millones de dólares de una subsidiaria de un contratista del Gobierno que era parte de un consorcio liderado por una empresa china ganador de una licitación -que se canceló- por 3,750 millones de dólares para construir un tren de alta velocidad.

El ‘Wall Street Journal’ reportó que Peña Nieto compró una casa de un desarrollador que, según el diario, ganó después millones de dólares en contratos estatales de obra pública. El presidente negó haber cometido algún delito. Pero los escándalos han ensombrecido su agenda de profundas reformas económicas, con las que esperaba impulsar a la segunda mayor economía de Latinoamérica.

Actualización en camino

Peña Nieto publicará la actualización de su declaración patrimonial anual esta misma semana con más detalles, dijo un funcionario de la Presidencia. Sin embargo, no revelará los activos de su esposa porque ella no es una servidora pública y no depende económicamente de él, agregó.

Diez abogados y profesores de derecho en importantes bufetes y escuelas de leyes mexicanas que fueron consultados por Reuters dijeron que la declaración incorrecta podría traer problemas legales al presidente.

La discrepancia entre los documentos de registro de la propiedad y su declaración oficial constituyen una declaración falsa a las autoridades, dijeron. Varios abogados apuntaron a la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos. Su artículo 80 detalla qué cargos públicos, incluyendo "hasta el de Presidente de la República", deben declarar su patrimonio a las autoridades bajo juramento.

"El servidor público que en su declaración de situación patrimonial faltare a la verdad en relación con lo que es obligatorio manifestar en términos de esta Ley, será suspendido, y cuando por su importancia lo amerite, destituido e inhabilitado de tres meses a tres años", dice la ley. Varios abogados dijeron que pensaban que la declaración del presidente debía ser auditada dada la discrepancia.

"En la declaración patrimonial se declara como donación del padre, lo que en realidad es producto de una compraventa", dijo Víctor Blanco, un abogado y académico mexicano. “Está incurriendo en falsedad".

Los funcionarios que no logran justificar la fuente de su patrimonio pueden enfrentar una auditoría bajo sospecha de enriquecimiento ilícito. Si se confirma, sería un delito bajo el artículo 224 del Código Penal Federal de México.

Un abogado, que habló bajo condición de anonimato, dijo que creía que el presidente podría argumentar que el dinero utilizado para comprar la propiedad le fue donado, y que entonces la discrepancia no sería un problema mayor.

Los abogados dijeron que hay pocos precedentes de procesamientos de altos funcionarios bajo estas leyes. Reuters no pudo chequear otras propiedades inmobiliarias de Peña Nieto porque su declaración patrimonial no detalla sus direcciones.

REUTERS