Archivo

¿Por qué cada vez hay más menores involucrados en atracos a buses?

Policía calcula que la mitad de capturados en transporte público este año tienen menos de 18 años.

notitle
27 de mayo 2015 , 09:39 p.m.

El reciente caso de dos menores de edad que fueron sorprendidos por la Policía atracando a los pasajeros de un bus del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), el martes en la noche, no es más que el reflejo de una realidad que se hace cada vez más frecuente en Bogotá.

En solo tres días, la Policía aprehendió a seis adolescentes, entre los 14 y 17 años, que se dedicaban a robar en el transporte público. Algunos de ellos ya habían estado involucrados en hechos similares. (Lea: Los estaban denunciando por otro atraco mientras asaltaban un bus)

Si bien no es un panorama nuevo que las conductas delictivas se viralicen entre un buen número de niños y adolescentes, así como que las organizaciones se aprovechen cada vez más de su edad para empujarlos a cometer desde hurtos y homicidios hasta tráfico de drogas, el hecho de que se suban armados a un bus para hurtarles a los pasajeros sí evidencia un fenómeno distinto, que pone en jaque a autoridades y ciudadanos.

“¿Para qué atraparlos si la justicia está amañada para protegerlos?, se preguntó @cosorito en Twitter, tras la detención de los menores en flagrancia en el bus azul, cuando este se movilizaba por el centro. (Además: Así robaban los 'Fórmula 1', señalados en atraco masivo a TransMilenio)

La razón de su molestia está asociada a que, según la Policía, el 40 por ciento de los menores que son aprehendidos en la ciudad regresan a sus hogares, bajo la protección de los padres, y, por lo general, reinciden.

Precisamente, ese fue el caso de uno de los cuatro menores señalados de participar en el atraco masivo en Alcalá, el pasado 27 de abril, y quienes hacían parte de una organización liderada por un adulto. Los tres mayores implicados fueron cobijados con medida de aseguramiento. (Lea también: Caen siete delincuentes dedicados a atracar en TransMilenio)

Para el analista en seguridad Jairo Libreros, la incidencia de los adolescentes en este tipo de delitos tiene que ver con lo laxo que termina siendo el Código de Infancia y Adolescencia. “Como son inimputables y no se les puede adelantar una investigación o juzgamiento penal, esto facilita que cometan los delitos y queden libres”, dijo.

Asimismo, expertos y autoridades coinciden en que los muchachos están buscando otros campos de acción, donde la presencia policial sea menor y se facilite su huida, de manera que pongan en aprietos a los uniformados que buscan capturarlos en flagrancia. (También: Dos hombres denuncian ataque con cuchillo en Transmilenio en medio de atraco)

Pese a que las autoridades no cuentan con cifras sobre las acciones delictivas que estos cometen en medios de transporte, la Policía Metropolitana de Bogotá calcula que de las 660 personas que han sido detenidas en buses tradicionales, SITP y articulados de TransMilenio, cerca de la mitad son niños y adolescentes. Un panorama nada alentador.

Solo en los operativos que se pusieron en marcha desde el pasado 4 de mayo en TM, cuando empezó a funcionar el comando especial, hasta hoy, son 19 los menores que han sido aprehendidos en el sistema.

De esta manera, la preocupación sobre los efectos que están causando las conductas de niños y adolescentes –van 2.200 aprehendidos en lo corrido de este año– impacta directamente a la Policía, que diariamente tiene que ir detrás de los bandidos y se encuentra con que muchos de ellos se escudan en su edad y, en ocasiones, su aspecto físico.

La facilidad con la que actúan tiene que ver con el hecho de que, cuando los ciudadanos van por la calle o en TransMilenio, muy seguramente están pendientes de otro perfil de personas que puedan acercarse para hacerles daño, pero no de un niño, agregó Libreros.

Unos 10 aprehendidos al día

Solo en lo corrido de este año, un total de 2.200 menores de 18 años han sido aprehendidos en la capital por miembros de la Policía Metropolitana de Bogotá. Esto representa, en promedio, al menos 14 involucrados en actos delictivos diariamente.

Una cifra que ha ido en aumento con el paso de los años. Según el más reciente informe entregado por el concejal Horacio José Serpa, del Partido Liberal, al contrario de lo ocurrido ocho año atrás –en el 2007, cuando 2.715 niños entre los 14 y los 17 años ingresaron al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes–, el año pasado el número ascendió a 8.061, de acuerdo con el Centro de Estudio y Análisis de Seguridad y Convivencia (Ceacsc). “Es alarmante que cada vez haya más niños que delinquen en las calles (...) esto demuestra que la política económica y social de formación de menores está fracasando”, aseguró el cabildante.

Escríbanos sus comentarios y denuncias a aleser@eltiempo.com

ALEJANDRA P. SERRANO