Archivo

Inversión en el país caería este año, aunque menos, advierte la Cepal

Directora de organización dice que en Colombia aumenta flujo de recursos para industria y servicios.

notitle
27 de mayo 2015 , 08:38 p.m.

No es la estrella de la región porque los mayores imanes –por dos cuestiones elementales, el tamaño de su población y de su economía– son Brasil y México. Aún así, Colombia es un mercado en el que la caída de la inversión extranjera directa (IED) no fue tan grande en comparación con el resto de la región, pese a los menores precios del petróleo y el carbón.

El año anterior llegaron 16.054 millones de dólares, con un descenso de 0,9 por ciento respecto al 2013, cuando totalizaron 16.200 millones de dólares.

Sin embargo, los flujos de IED en América Latina y el Caribe cayeron 16 por ciento, hasta los 158.803 millones de dólares, informó este miércoles la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Colombia se situó entonces en el cuarto lugar en el escalafón. El primero fue Brasil, con 96.851 millones de dólares, y le siguieron México, con 22.795 millones de dólares, y Chile, con 22.002 millones de dólares.

El resultado interrumpe la tendencia de crecimiento de la última década, solo con caídas en 2006 y 2009, ya que se proyecta una nueva baja para este año.

Según el documento, entre 2003 y 2013 la IED aumentó en la región desde 46.937 millones de dólares a un récord de 189.951 millones en términos nominales.

La baja del año pasado se explica por la desaceleración económica de la zona y los menores precios de los productos básicos.

“A nivel mundial, la IED cayó 7 por ciento en el 2014 respecto del año anterior, aunque las entradas a los países en desarrollo aumentaron 5 por ciento, principalmente gracias al desempeño de Asia”, agregó el organismo.

Según Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, los países de la región no deberían orientarse a recuperar los montos de IED alcanzados en la última década, sino a atraer “aquella inversión que contribuya a la diversificación productiva. Esto significa articular la IED con políticas industriales y estrategias nacionales de desarrollo basadas en la igualdad y la sostenibilidad ambiental”, dijo a EL TIEMPO.

Por sectores de destino de la IED, el informe arroja una caída importante de los recursos naturales, desde un 23 por ciento entre 2009 y 2013 a un 17 por ciento en el 2014.

El sector de manufacturas se mantuvo estable en 36 por ciento del total, mientras que el de servicios subió el 47 por ciento.

Países de origen

Los Países Bajos se han convertido en el mayor país inversionista en América Latina y el Caribe, pues de allí vino el 20 por ciento de todos los flujos de IED atribuibles a una nación en el 2014, con un aumento de 14 por ciento respecto al 2013.

No obstante, en Colombia el mayor inversionista fue Suiza, que pasó de remitir 2.084 millones de dólares en 2013 a 2.815 millones de dólares el año anterior, con un aumento del 35 por ciento.

Igualmente, el mejor amigo del país, EE. UU., acumuló inversiones por 29.563 millones de dólares, lo que representa 21 por ciento del total de la IED.

De otra parte, tres operaciones de empresas nacionales y/o sobre activos en el país se ubicaron el año anterior entre las 15 transacciones más grandes en Latinoamérica y el Caribe.

En primer lugar, se trata de la compra de Helm Bank por parte de CorpBanca Chile, que sumó 1.320 millones de dólares, y del negocio de telecomunicaciones de EPM por parte de la sueca Millicom, cuyo valor ascendió a 1.300 millones de dólares.

Igualmente, quedó ranqueada entre las operaciones más grandes en la región la compra por parte de Celsia –una de las sociedades matrices del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA)– de siete eléctricas en Costa Rica y Panamá, al grupo Suez de Francia, por 840 millones de dólares.

Sin embargo, las anteriores transacciones estuvieron lejos de la cifras que manejó la adquisición del yacimiento de cobre Las Bambas (Perú), que costó 7.005 millones de dólares.

Colombia se mantiene

Bárcena señaló que prevé en 2015 una cifra de IED similar a la del 2014, o una pequeña caída, más vinculada a Brasil porque no se han visto anuncios de gran magnitud en lo que va de año.

“El superciclo de precios de minerales, como petróleo y carbón, va a seguir desacelerando”, explica.

La Secretaria de la Cepal considera que la infraestructura, como la ampliación del aeropuerto El Dorado, jalará inversión foránea no solo para el proyecto sino por parte de empresas de servicios asociados.

“Lo interesante de estos proyectos aeroportuarios es que son un giro porque combinan inversión nacional con foránea, en un ciclo poco visto”, asevera.

Sin embargo, Bárcena asegura que la inversión extranjera en recursos naturales no renovables, como hidrocarburos y minas, va a seguir llegando a la región, aunque a un menor ritmo, por los menores precios.
“También vemos llegada de inversión extranjera al sector automotor a países como México y Brasil, pues varias marcas han anunciado nuevas plantas o ampliaciones”, añade.

Dice, igualmente, que la tendencia a la baja de la IED en la región se veía desde 2011, pues la compra en el 2013 de la Cervecería Modelo de México, por 13.200 millones de dólares, elevó la cifra final de manera inesperada.

Empero, considera que la región viene recibiendo unos 160.000 millones de dólares anuales en promedio, que es un monto significativo.

“Es un país de gran estabilidad, y si bien el 40 por ciento provino de industrias extractivas, fue en montos inferiores y la dirigida hacia industria y servicios subió”, sostiene la directiva.

En consideración de la directora de Cepal, los países amigos como España, EE. UU. y Suiza también mantuvieron flujos estables de inversión en Colombia, y este año podrían hacer lo mismo, pues son economías que están repuntando.

Tampoco considera que las reformas fiscales, ante menos ingresos de los minerales, vayan a desestimular la IED porque la región va madurando hacia la ampliación de la base de contribuyentes.

En su opinión, los países originadores de IED pagan altas tasas de tributación, luego saben que son recursos que bien invertidos mejoran el ambiente de negocios.

“Veo también una inflexión en las traslatinas colombianas porque se están expandiendo y aumentando inversiones a México y Centroamérica; por ejemplo pasaron de hacer adquisiciones por 4.500 millones de dólares en promedio anual desde el 2008 al 2014”, acota Bárcena.

Agrega que la exportación de capitales colombianos hacia sectores manufactureros, de servicios y energía es alta, y no necesariamente enfocada en sectores extractivos.

ECONOMÍA