Archivo

Río Caunapí afectó a La Espriella, en zona rural de Tumaco

Con el agua a la cintura permanecen habitantes de la vereda, tras la creciente del afluente.

27 de mayo 2015 , 07:04 p.m.

Los pobladores de esta vereda, que no se acostumbra al capricho del caudaloso río, fueron sorprendidos en la madrugada de este miércoles por la corriente.

Al menos 300 viviendas afectadas y millonarias pérdidas en cultivos de pancoger, reportan los organismos de socorro.

Roberto Cuero, coordinador de la Gestión del Riesgo de Desastres en Tumaco, informó que “las aguas penetraron hasta las partes altas de las viviendas”.

A pesar de que en el transcurso del día las aguas del río comenzaron a bajar las lluvias mantienen prendidas las alertas. “Si el clima no mejora tendremos que proceder a evacuar a las familias y trasladarlas a un lugar más seguro”, dijo Cuero.

Bomberos, Defensa Civil y Cruz Roja adelantan un censo de las afectaciones.

Lo que más preocupa son los cultivos de plátano, cacao y yuca.

Mientras mejora el clima se proveerá con una ‘olla comunitaria’ los alimentos a las familias. Así como se suministrará agua potable.

La Espriella, localizada en el kilómetro 35 de la vía Pasto-Tumaco, se vio afectada con el bloqueo registrado en la vía hacia la capital.

Los habitantes son en su mayoría campesinos que se dedican a las tareas del campo y hay quienes también derivan su sustento de la pesca artesanal.

Desde Pasto una comisión de la Dirección Administrativa de Gestión del Riesgo de Desastres se desplazó hasta Tumaco, con el objeto de brindar apoyo a las familias que resultaron afectadas por las inclemencias de la naturaleza.

Este organismo reportó que el fenómeno natural también causó afectaciones en los resguardos indígenas Inda Sabaleta e Inda Guacaray del pueblo Awá, además del consejo comunitario Caunapi.

“Las crecientes del Caunapi son frecuentes y muchos han adaptado sus casas para enfrentar esta clase de dificultades, pero las inundaciones son tan considerables que las aguas alcanzan altos niveles y nos preocupa”, concluyó.

PASTO