Archivo

Corte mantiene suspensión sobre medidas migratorias de Obama

El decreto busca regularizar a cinco de los once millones de indocumentados que viven en el país.

notitle
26 de mayo 2015 , 01:59 p.m.

Un tribunal federal estadounidense de apelaciones en Nueva Orleans mantuvo este martes el bloqueo a la aplicación de las medidas de alivio migratorio anunciadas por el presidente Barack Obama, en noviembre pasado.

En un documento de 68 páginas, el tribunal negó un pedido del Gobierno de anular el bloqueo impuesto en febrero por un tribunal inferior y que se determine el inicio de aplicación de las medidas de protección a inmigrantes indocumentados para evitar su deportación.

“Como el Gobierno difícilmente tendrá éxito en los méritos de su apelación, negamos el pedido” de levantamiento del bloqueo, determinaron los jueces del tribunal.

En febrero, una corte de Texas determinó la suspensión de la aplicación de las medidas migratorias, alegando que Obama se excedió en sus funciones al ordenar iniciativas de alivio migratorio.

Ese proceso había sido iniciado por un juez federal de Brownsville (Texas) en representación de 26 estados, que alegan un considerable aumento de gastos no previstos en sus presupuestos para aplicar las medidas migratorias. Los gobiernos de esos 26 estados consideran que las medidas de alivio migratorio representan una amnistía para extranjeros que permanecen ilegalmente en el país.

Para pedir la suspensión de las medidas anunciadas por Obama en noviembre, los estados sostuvieron que sufrirán grandes perjuicios económicos, pero el Departamento de Justicia ha asegurado en varias ocasiones que esos estados aún no han podido demostrar esta alegación.

Poco después de conocerse la decisión del tribunal de apelaciones, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, dijo que representa “una victoria para aquellos comprometidos en preservar el imperio de la ley”. Para Paxton, “la tentativa del Presidente de hacerlo todo por sí mismo, sin una ley aprobada en el Congreso y sin contribución de los estados, es una flagrante violación de la constitución estadounidense”, añadió.

En febrero pasado, Obama se mostró convencido de que sus decretos, que beneficiarían principalmente a miles de familias latinoamericanas –que representan la primera comunidad de inmigrantes del país– saldrán adelante. “La ley está de nuestro lado y la historia está de nuestro lado”, afirmó en esa oportunidad.

En EE. UU. viven unos once millones de ciudadanos de forma irregular.

AFP Y EFE