Archivo

Industria y ganaderos siguen en la lucha eterna de la 'enlechada'

Importaciones de leche en polvo, los precios de compra y los altos inventarios mantienen división.

notitle
25 de mayo 2015 , 07:31 p.m.

“Llevamos ya muchos años enredados en el problema de la famosa ‘enlechada’, las quejas por los precios de compra a los productores y las importaciones del alimento; nunca hemos buscado soluciones estructurales, en detrimento del sector; es solo un diálogo de sordos”.

Esto dijo Carolina Lorduy, directora de la Cámara de Alimentos de la Andi, al ser consultada por la responsabilidad que le cabe a la agroindustria por la sobreoferta de leche que hoy tiene el país, denunciada por varios gremios.

Acerca del tema, el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, dijo “¿Qué razón arguye la industria para tan arbitrarias e injustas decisiones? La de siempre: estamos ‘enlechados’, ya sea porque ha llovido mucho y hay sobreproducción, o estamos ‘enlechados’ porque no ha llovido y, entonces, qué pena, pero toca importar, afirmación que es solo una estrategia para deprimir el precio al ganadero”.

Por su parte, Carolina Lorduy, indicó que esas importaciones de leche en polvo, que sumaron 8.000 toneladas en el primer cuatrimestre, se hicieron ante los temores del anunciado fenómeno de El Niño.

Sin embargo, aclaró Lorduy, la industria acopió entre febrero y marzo 5 por ciento más que en el mismo bimestre del 2014 y actualmente tiene en sus inventarios no menos de 17.000 toneladas.

Así las cosas, la vocera de los agroindustriales indicó que sus representados se comprometen a comprar toda la producción nacional, pero le piden al Gobierno “un espacio para moverse en el mercado internacional”.

Lo anterior, porque mientras en Colombia producir una tonelada de leche cuesta 5.000 dólares, en el mercado mundial su valor es de 2.280 dólares. Desde el primero de marzo registra una caída del 37 por ciento.

Así las cosas, el problema sigue sin solución estructural, porque, por ahora, el Ministerio de Agricultura anunció que para manejar esos excedentes pondrá en marcha compras públicas, un programa de compensación a las exportaciones y una campaña masiva de consumo de leche.

Por su parte, Carlos Estefan, director de Analac, indicó que para solucionar el problema de la ‘enlechada’ deben mejorarse los índices de competitividad, estimular la asociatividad y la producción a mayor escala, vigilar el incremento desaforado de precios de los insumos y aprobar medidas gubernamentales en favor del productor y del consumidor.

“Para que la industria pueda comprar toda la producción y exportar excedentes es necesario que los lecheros incrementen la productividad y que la actividad les resulte en un negocio rentable”, concluyó Carolina Lorduy.

Ahora, como la mayor queja, además de la sobreproducción y las importaciones está en el precio, los ganaderos han pedido una revisión a la fórmula de fijación del precio, teniendo en cuenta, entre diez puntos de análisis, la canasta de insumos que debe pagar el ganadero.

Según Analac, hay más de 395.000 productores de leche en Colombia, mientras que este sector genera cerca de 720.000 empleos directos.

Colombia produjo en el 2014 un total de 6.717 millones de litros de leche; la industria compró el 53 por ciento del total.

Producir una tonelada de leche en el país cuesta US$ 5.000 y en el mercado mundial, US$ 2.280.

ECONOMÍA