Archivo

Aumentan acciones militares tras ruptura de cese unilateral de Farc

Se han registrado enfrentamientos entre guerrilleros y Fuerza Pública en varios sectores del país.

notitle
24 de mayo 2015 , 10:28 p.m.

Tumaco (Nariño), San Vicente del Caguán (Caquetá) y Segovia (Antioquia) fueron escenario de los hechos de orden público más importantes desde el viernes pasado, cuando las Farc informaron del rompimiento formal de la tregua unilateral que anunciaron en diciembre.

En Tumaco, un ataque con granada contra una patrulla de la Policía dejó un uniformado muerto y dos más heridos. El agente Ílver Fernando Londoño, de 22 años y oriundo de Huila, murió incinerado cuando desconocidos activaron el explosivo al paso del vehículo.

Aunque aún no se confirma la autoría del hecho, el coronel Hugo Márquez, comandante departamental, no descarta que se trate de una reacción de las Farc, que delinque en esa zona con la columna Daniel Aldana, por el golpe del pasado jueves en el vecino departamento del Cauca, que dejó 26 guerrilleros abatidos.

Entre tanto, en zona rural de San Vicente del Caguán uniformados de la Fuerza de Tarea Júpiter tuvieron combates con una facción del bloque sur de las Farc.

En el choque murió alias Jaimito, a quien las autoridades señalaban de ser uno de los principales extorsionistas de ganaderos, comerciantes y campesinos de esta población. En este mismo combate también hubo dos heridos y dos personas fallecidas, al parecer civiles, cuyas muertes serán materia de investigación.

En Cauca y Antioquia, donde en cuatro días murieron 36 guerrilleros en bombardeos de la Fuerza Pública, se mantiene la ofensiva militar.

Los combates en Antioquia tuvieron lugar en la vereda Alto de La Cruz del municipio de Segovia, donde murieron 10 miembros del cuarto frente. Al cierre de esta edición, unidades militares permanecían en el área, en medio de una operación contra el jefe de esa estructura, conocido como ‘Jairo Mechas’.

Las tropas siguen en máxima alerta en todo el país, ante la posibilidad de acciones terroristas de las Farc. Hay especial atención sobre la infraestructura petrolera y energética, el sector más vulnerable a ese tipo de acciones.

Temor en comunidades

Después del bombardeo de las Fuerzas Militares al campamento del frente 29 en inmediaciones de Guapi, 352 personas de 34 familias desplazadas llegaron este domingo a la cabecera municipal de esa población.

Dicen tener miedo a retaliaciones guerrilleras, luego de la suspensión del cese del fuego.

Así lo señaló el personero de esa localidad, Silson Carabalí, quien precisó que se activó un plan de contingencia para atender a estas familias y otras que eventualmente lleguen.

Por su parte, la alcaldesa de Guapi, Yolima Sinisterra, dijo que funcionarios de su administración se alistaban para ir a la zona del bombardeo y determinar si entre los cerca de 250 pobladores hay afectados.

Entre tanto, la regional suroccidente de Medicina Legal se alista para recibir los cadáveres de los guerrilleros y hacer las respectivas necropsias, las cuales pueden tardar unos tres días, según Jairo Antonio Silva, director esa sede.

EL TIEMPO
Con información de Cali y Pasto