Archivo

Iglesias del Tolima se volvieron el 'blanco' de los delincuentes

Los ladrones van por el 'botín' de las limosnas que dejas los feligreses.

notitle
21 de mayo 2015 , 12:45 a.m.

El intento de robo anoche en la parroquia Santa Margarita María, del municipio de Espinal, encendió las alarmas en las autoridades por la larga cadena de hurtos cometidos contra las iglesias del Tolima.

En esta oportunidad el ladrón ya tenía los bolsillos inundados de monedas de 1.000 y 500 pesos que tomó de las alcancías donde se depositan los diezmos y ofrendas de los feligreses, pero fue sorprendido por la Policía dentro del templo y no alcanzó a huir.

El capturado, de 28 años, fue detenido y ahora deberá responder por el delito de hurto.

Juan Carlos Rojas, sacerdote de esta parroquia de estratos 2 y 3, dijo que la acción oportuna de las autoridades evitó el ilícito.

“Los ladrones siempre buscan las monedas de las alcancías y aprovechan la noche para meterse a la fuerza a los templos”, aseguró el sacerdote.

En Tolima se ha vuelto recurrente robar dinero y objetos utilizados por las iglesias para la celebración de eucaristías.

Al padre Antonio Devia, de la parroquia El Señor de los Milagros, en Espinal, ya se le perdió la cuenta de estos hechos condenados por la comunidad religiosa.

“Son varios, o muchos los hurtos”, afirmó, y agregó que “se han llevado hostias consagradas, Biblias, dinero en efectivo, bombillos y hasta equipos de sonido usados en las misas”.

El robo más grave en esta parroquia fue a finales del año pasado cuando desconocidos que violentaron una reja de protección del templo, hurtaron el sagrario con las hostias consagradas.

“Creemos que semejante sacrilegio y ofensa a Dios fue cometida por grupos satánicos que luego vendieron los objetos sagrados en Bogotá”, dijo el sacerdote Antonio Devia.

Afirma que en la mayoría de ilícitos han intervenido jóvenes y menores de edad dedicados al consumo de sustancias alucinógenas.

“Muchos de los que consumen alucinógenos han robado copones y diversos objetos valiosos, que luego comercializan para comprar drogas dañinas que los destruyen”, aseguró, y agregó que buena parte de la culpa la tienen el desempleo y la descomposición familiar en Espinal.

“Los objetos sagrados robados tienen más valor espiritual que material para la comunidad católica”, dijo el padre Heredia.

Los feligreses aseguran que los ladrones atacan por lo general los fines de semana. “Les gusta robar los domingos pues creen que, después de varias misas, las alcancías están repletas de dinero”, dijo Jorge, un feligrés.

Ni Villa Hermosa, un municipio del Norte del Tolima, se salva de esta situación ya que en octubre del año anterior los ladrones desocuparon la iglesia, de donde llevaron 2 custodias de plata con baños de oro y, no contentos con esto, robaron 23 copones de plata.

“Se trataba de reliquias, de joyas religiosas de más de 100 años”, dijeron las autoridades.

Una modalidad que llamó la atención se presentó en marzo pasado en el santuario El Milagroso de la Ermita, en el municipio de Mariquita, donde una banda delincuencial estafó al sacerdote Jorge Arturo Amortegui, quien encontró varios billetes falsos de 50.000 pesos en las limosnas.

“Me daban el billete falso de 50.000 para ofrendar 5.000”, señaló el sacerdote.

En la parroquia El Carmen, de Ibagué, años atrás un desconocido le pidió al sacerdote que lo confesara pero luego lo intimidó robando las alcancías y hasta la billetera de su propiedad.

El periodista Alberto Leyva, director del periódico La Mejor Noticia, en Espinal, considera que "robar iglesias se volvió común y algo fácil".

"La noticia cada día son los robos a los templos, pero de la inseguridad no se salva nadie, la delincuencia tiene azotado al municipio", señaló el periodista, y agregó que al menos 8 templos han sido asaltados en los últimos años.

El coronel Víctor Castro, comandante de la Policía Tolima, aseguró que “los delincuentes aprovechan la oportunidad para robar las limosnas en los templos”, y agregó que son varias las poblaciones afectadas.

"En Espinal e Ibagué trabajamos a fondo para desmantelar a estas bandas”, dijo el coronel.

IBAGUÉ