Archivo

Cali se alista para estrenar complejo de Imbanaco

A finales de julio abrirá en pleno sus puertas la moderna edificación de 11 pisos.

notitle
20 de mayo 2015 , 07:07 p.m.

Mientras concluyen los últimos detalles del moderno complejo médico, a unos 20 metros bajo tierra ya funcionan, de manera ambulatoria, servicios de radioterapia e imágenes diagnóstica.

Descender los cuatro pisos para llegar a la Unidad de Medicina Nuclear y Oncología Radioterápica, da una dimensión de lo que será la nueva clínica que a finales de julio servirá a Cali, Colombia y Latino América, en una construcción ‘sismo-indiferente’ y dotada de tecnología médica de vanguardia para el tratamiento de enfermedades del cerebro, el corazón, el cáncer y otras complejas patologías.

El PET/CT (tomografía de emisión de positrones/ tomografía computarizada), por su sigla en inglés, y el Gamma Knife, un instrumento que permite el tratamiento de lesiones cerebrales sin necesidad de abrir el cráneo, son dos de esas novedades que tras vastos operativos se encuentran instaladas en modernos búnkeres de plomo y custodiados bajo estrictos protocolos para la seguridad de pacientes y personal médico y técnico.

Son 82.000 metros cuadrados, en 11 niveles, a punto para ser habilitados como uno de los complejos médicos y arquitectónicos más modernos del país. En esta obra se han invertido 350.000 millones de pesos.

Armando González, gerente del Centro Médico Imbanaco, asegura la nueva edificación fue pensada con espacios concebidos para la comodidad de los usuarios, áreas amplias y confortables.

“Nuestra política es de mejoramiento continuo. Lo que tendremos es una infraestructura moderna en su construcción, tecnologías médicas de vanguardia y grupos médicos muy calificados, para ofrecer servicios más seguros, para cuidar y preservar la vida”, enfatiza González.

En la planeación y diseño han participado firmas de ingenieros y arquitectos de Alemania, Estados Unidos y Colombia. Será el primero en Colombia y el segundo en Latinoamérica con el sistema sismo-indiferente para una edificación de más de cinco niveles.

‘Aislantes sísmicos’ (instalados sobre las columnas del edificio) diseñados en San Francisco (California) serán los encargados de disminuir los efectos en caso de presentarse un movimiento telúrico. A diferencia del sistema ‘sismo-resistente’ esta tecnología permite asimilar la onda telúrica desde el sótano 4 hasta el sótano número 1 para aislar, casi en su totalidad, el movimiento sísmico y sus efectos en los siete pisos de la torre.

Más camas para la ciudad

El complejo tendrá una capacidad para 360 camas, distribuidas entre hospitalización, unidades de cuidados intensivos adultos y pediatría, y de trasplante.

El nivel cero será una moderna Unidad de Urgencias,que atenderá desde pequeños procedimientos hasta cirugías de primer nivel. Contará con vía exclusiva de acceso.

William Duarte, gerente clínico de Imbanaco, agrega que se trata de una obra de talla internacional que va a triplicar la capacidad hospitalaria de la entidad y a aliviar una necesidad de Cali y el Valle.

“La gran importancia de esta iniciativa es que nos permite tener la integralidad para atender muchas patologías, no solo contar con alta especialidades en ciertas materias sino integrarlas. Se atenderá en todos los niveles de complejidad”, indica Duarte.

Destaca que el moderno complejo ha sido diseñado como una construcción amable con la naturaleza y a la altura de los complejos médicos europeos y estadounidenses. Desde el punto de vista ambiental, tiene un sistema de ventilación moderno que aprovecha la brisa de los Farallones, lo que hace que haya un ambiente climatizado y que el consumo de aire acondicionado sea menor.

Para la próxima semana se espera la licencia del ministerio de Minas, que permitirá la operación de los equipos de medicina nuclear, que además, requieren de la importación de radioactivos como insumos. “Una vez llegue la licencia se empezará la importación de esos medios radioactivos para realizar exámenes diagnósticos y procedimientos terapéuticos”, señala.

Es un avance grande que solo tienen Bogotá y Cali, este se convertirá en centro de referencia del país, dice.

“Tendremos grupos médicos especializados para el manejo de enfermedades de alta complejidad, como el cáncer, problemas cardiovasculares, del cerebro, osteoarticulares, entre otras”, dice el gerente González.

Actualmente Imbanaco, en sus torres A y B y los centros que funcionan en la misma zona, cuenta con 1.500 colaboradores directos, sin contar médicos ni contratistas. Con el proyecto se espera aumentar la planta en un 50 por ciento.

Para Duarte se trata de un reto grande de una empresa caleña en un momento crucial para la salud.
Durante julio se adelantará el trasteo de las tradicionales torres y se espera que a finales de ese mes todos los servicios de la moderna clínica funcionen en pleno.

Las antiguas instalaciones se mantendrán con servicios de consultorios médicos y se contará con un servicio hospitalario de dolor y cuidados paliativos, que funcionará en la torre B. En la otra torre se ofrecerá el servicio de imágenes diagnósticas, laboratorio y unos 100 consultorios para los profesionales de Cali.

“Esta es una entidad caleña para Colombia y el mundo, pues contará con la exportación de servicios al Caribe y Centro América. Es un orgullo para la ciudad”, concluye el gerente clínico.

CALI