Archivo

No cesa la tensión por el transporte en Cali

Un bus del MÍO fue apredreado en el centro caleño. Iglesia busca ser mediadora.

20 de mayo 2015 , 06:50 p.m.

En Cali sigue agitado el ambiente por el transporte público. Mientras el Ministerio de Transporte está pendiente de que el sistema del Masivo Integrado de Occidente (MÍO) preste el servicio idóneo que la Alcaldía de Cali aspira, sobre todo, después de agosto de este año cuando saldrían de circulación las busetas tradicionales, no cesa la tensión por protestas de diferentes sectores de transportadores.

En la mañana del miércoles, motoristas informales protestaron en la vía a La Buitrera en contra de los operativos que la Alcaldía reforzará en esta y en otras zonas de la ciudad, y en la tarde, un bus del MÍO con la ruta E37 y que pertenece a la empresa GIT Masivo, fue blanco de una pedrea cuando transitaba por la carrera 15 con calle 11. El hecho dejó dos pasajeros lesionados.

De acuerdo con fuentes del Ministerio, es la Administración municipal la que le corresponde manejar la situación y dar prontas soluciones por esas manifestaciones que se han venido presentando desde la semana pasada, como lo ha sido la toma desde hace 10 días de la Catedral de San Pedro, en el centro caleño, por parte de 47 conductores de busetas del servicio tradicional en contra de la salida de 653 vehículos faltantes este año, y la de los operadores del Masivo frente al CAM, el martes pasado, en contra del paralelismo de los colectivos.

No obstante, en el Ministerio coinciden con la Alcaldía en que los operativos al ‘transporte ‘pirata’ deben realizarse por ser una irregularidad y de allí que hoy se intensifiquen con un bloque especial de guardas de tránsito que trabajará de la mano de la Policía para controlarlo, especialmente en puntos del sur y del oriente.

Sin embargo, como lo expresó uno de los líderes de la movilización en La Buitrera, “los vehículos están prestando un servicio que no lo presta la Alcaldía, con el MÍO por ejemplo”. Añadió que es la fuente de sustento de sus familias.

Entre tanto, Eduardo Bellini, gerente de la empresa Blanco y Negro S.A., uno de los cuatro operadores del MÍO en Cali, dijo que se insiste en el mismo llamado a la Alcaldía desde hace más de un año: combatir el paralelismo de las busetas cuyas rutas han sido canceladas y el ‘transporte pirata’ para que el MÍO cubra toda la demanda.

Está bien la modernización con la integración del MÍO pero sin cometer pecado capital, es decir sin intransigencia, con esfuerzo ciudadano y el Estado para facilitar esa movilidad y no causar un choque de intereses”, dijo el arzobispo de la ciudad, Darío de Jesús Monsalve, que plantea mediar en el problema de transporte.

En el Ministerio de Transporte reiteraron su posición de acompañar la propuesta para resolver la movilidad, pero que la defina el municipio. Hasta ahora, el Ministerio conoce la propuesta de los colectivos de complementar al MÍO, iniciativa que ratificó el superintendente de Transporte, Javier A. Jaramillo.

CALI