Archivo

Parques educativos de Antioquia y sus meses de atraso

El gobernador Sergio Fajardo ha presionado para que culminen, pero no alcanzará a entregarlos todos.

notitle
19 de mayo 2015 , 10:05 a.m.

Para marzo de este año la Gobernación proyectaba tener inaugurados 38 parques educativos, pero solo ha entregado 15. En el segundo trimestre de este año tenía presupuestado abrir otros 23 parques, pero las obras tienen retrasos por diferentes causas.

Por esta razón, algunos diputados temen que, ante la premura del tiempo y el afán del gobernador Sergio Fajardo, por “ponerles la placa”, no se hagan las obras con la calidad debida o, peor aún, que algunos queden inconclusos.

Según el diputado Juan Esteban Villegas, al inicio se habló de solo 45 parques educativos, pero la Gobernación presentó una segunda convocatoria, para otros 35, y eso hizo que el apalancamiento financiero y la planeación se desbordaran, pues implicó más tiempo para un nuevo concurso.

“Hay tres riesgos: que se sacrifiquen especificaciones técnicas y se modifiquen las estructuras que se hicieron al principio, para disminuir tiempos; que varios de esos parques queden inconclusos; y que no haya tiempo para que inicien su operación y cumplan su fin”, dijo.

Ante esa situación. Felipe Gil, secretario de Educación de Antioquia, le dijo a EL TIEMPO que los retrasos se deben a condiciones técnicas de los terrenos y que ningún proyecto se ha cancelado. Por ejemplo, en Girardota, Anorí y Vegachí hubo imprevistos derivados de estructuras no contempladas en el momento de la demolición y por dificultades en conformación morfológica de suelos.

En el caso de Alejandría, San Andrés de Cuerquia y Abejorral, la Secretaría explicó que se requirió la aprobación de los diseños por temas de patrimonio departamental y municipal y que esos trámites duraron cerca de 10 meses. De otro lado, en Concepción se requirió la aprobación del Ministerio de Cultura, y el proceso tardó un año. Todos ya están viabilizados y en proceso.

“Hay 14 parques en ejecución y serán entregados en el tercer trimestre. Hemos trabajado con los contratistas y el equipo técnico para establecer planes de contingencia y reducir los tiempos, aumentando la mano de obra. Hay 12 en contratación que tendrán inicio de obra en mayo y junio para lograr su apertura en el cuarto semestre. Los últimos 16, que tendrán inicio de obra en junio y julio, su apertura será en el cuarto semestre”, dijo Gil.

Para el diputado Adolfo León Palacio la falla inicial es que la Empresa de Vivienda de Antioquia (VIVA) haya sido encargada de la operación de los contratos del “proyecto estrella” de Fajardo sin la idoneidad para hacerlo.

“En el 2013 VIVA recibió un reporte negativo sobre los estados financieros por parte de la Contraloría General de Antioquia. Los estados contables no revelaban la situación de la entidad. La cartera de VIVA es de 26.000 millones de pesos, perdidos en la construcción de vivienda con Fomento Urbano en gobiernos anteriores”, dijo Palacio.

Al respecto la Gobernación siempre ha destacado la importancia y la experiencia de VIVA en la asesoría, construcción y articulación de estos procesos y por eso desde el principio fue encargada de la contratación de las obras, que se hizo a través de convocatoria pública.

“Uno pide información y se la dan por partes, o se demoran todo el tiempo que les permite la Ley. Solo sabemos de los parques los que nos cuentan en la Asamblea. En Betania, por ejemplo, la gente está feliz con el parque, quedó muy central, pero aún el departamento no se lo ha entregado al municipio”, agregó Palacio.

El senador Alfredo Ramos Maya expresó que también ha hecho varios derechos de petición pidiendo información sobre los parques educativos, pero algunas cosas se las han entregado a medias y, además, no tuvo acceso a las actas individuales de entrega, donde deben estar relacionados el valor de cada parque y los metros construidos.

Al respecto la Secretaría de Educación (Seduca) dijo que a los 10 derechos de petición que les ha enviado el senador Ramos les han dado respuesta en los tiempos establecidos por Ley. En algunos casos por la cantidad de información requerida han pedido ampliar el plazo para le entrega de la información.

“En un derecho de petición respondimos con una tabla con el área de cada parque. Hemos entregado al Senador toda la información solicitada y el detalle final con el costo individual de los parques entregados en Vigía del Fuerte, Tarso, Titiribí, Támesis, Betania, Chigorodó, Guarne, Peque, San Vicente, Uramita y Yondó. El costo total se establece en el acta final de liquidación que se suscribe dentro de los momentos establecidos por Ley”, explicó Seduca.

Según Ramos, en El Santuario, por ejemplo, el diseño hablaba de una edificación de tres pisos y se entregó una obra de dos y el costo fue más alto de lo previsto. Sobre el anterior caso, la Gobernación precisó que en el avance del diseño se presentó una primera aproximación por parte del equipo de arquitectos cuya propuesta no se ajustaba a las características específicas del programa Parques Educativos y al presupuesto asignado para la ejecución del mismo.

“El hecho que en la primera idea básica se hubiera socializado un proyecto de tres niveles, no quiere decir que ese era el proyecto final; en la maduración puede presentar cambios a razón del ajuste de áreas (…) la obra tuvo una adición presupuestal del 3,6 por ciento (42.058.983) que se vio reflejado en las condiciones del suelo donde se encontraron fundaciones. El sitio fue la antigua cárcel y requirió un manejo especial en la demolición y en la estabilidad de las viviendas colindantes”, explicó la Gobernación.

Líos de una constructora

Entre los parques más atrasados están los de Cáceres y Tarazá que debieron ser inaugurados el año pasado, pero aún no los han concluido.

El diputado Adolfo León Palacio reveló que ambos son construidos por el Consorcio Bajo Cauca, integrado en un 70 por ciento por Chamat Ingenieros. Empresa intervenida por la Superintendencia de Sociedades el 30 de marzo pasado.

La Súper ordenó intervenir esa sociedad mediante la toma de posesión de los bienes, negocios y patrimonios así como la suspensión inmediata de las actividades relacionadas con la captación ilegal y masiva de dineros públicos, mediante engaños y estafas.

Este es un aspecto del avance de las obras del Parque Educativo de Cáceres. Obra que debió ser inaugurada el año pasado. Archivo particular

“Chamat tiene antecedentes desde el 2006. La intervención daría una cancelación unilateral de ese contrato. Por el carrusel en Bogotá han llegado muchos contratistas, registrados en la Cámara de Comercio de esa ciudad. Entre ellos mismos se certifican idoneidad. En el certificado de la Cámara les aparece también un embargo de todo su patrimonio por parte del Banco de Bogotá”, dijo Palacio. El diputado agregó que no se hizo la revisión de la calidad de los contratistas.

“¿Contrato de más 3.000 millones de pesos para una empresa que acredita un capital pagado de 40 millones? No hay que ser experto para saber que es inviable. Hay que aclarar que cuando ellos licitaron no tenían esas anotaciones de embargo ni la toma de posesión de la Súper”, agregó Palacio.

Según la Secretaría de Educación Departamental (Seduca), en esos municipios las obras están en la fase final de acabados y urbanismo, con avance del 85 y 90 por ciento, respectivamente.

Agregó que de acuerdo con las modificaciones contractuales de la obra pública, el plazo de ejecución de los Parques indica el 30 de mayo de 2015 como fecha de terminación, con lo que estuvo de acuerdo la Interventoría, y empiezan a funcionar en junio.

“Durante la ejecución de las obras se presentaron factores externos que perjudicaron la ejecución normal como fueron los paros mineros y de transportadores que impidieron la llegada de material y personal de manera oportuna. Al igual que situaciones de orden público asociadas a situaciones de extorsión y ‘boleteo’ que, en su debido momento, fueron denunciadas ante las autoridades competentes”, explicó Seduca. En cuanto a la situación del contratista, Felipe Gil, secretario de Educación, explicó que este fue elegido en un proceso transparente de licitación pública en el que cumplió con todos los requisitos legales.

“Fue la Gobernación y la Interventoría los que advirtieron las situaciones que redundaron en la posible afectación de los tiempos de ejecución y los que trazaron una ruta de contingencia para no afectar la entrega de las obras”, agregó.

Palacio es escéptico. Aseguró que no es posible que en menos de 15 días concluyan estas obras, pues en el parque educativo de Cáceres, por ejemplo, faltan los pisos, puertas, ventanas, la parte eléctrica exterior y la pintura.

“En Tarazá nos dicen que las obras están suspendidas. Lo mismo pasa en Sabanalarga y Montebello, hace varios meses están quietos porque los contratistas no les pagan a los obreros”, concluyó Palacio.

MEDELLÍN