Archivo

Murray, 'asombrado' por críticas al elegir una mujer como entrenadora

El tenista británico eligió Amélie Mauresmo para su equipo en junio del 2014.

notitle
18 de mayo 2015 , 12:41 a.m.

Andy Murray está "asombrado" por las críticas que despertó su decisión de contratar a la francesa Amélie Mauresmo como entrenadora, admitió en una entrevista que publica este lunes la revista ‘Red Bulletin’.

"Me quedé muy sorprendido ante la enorme cantidad de críticas que ha recibido en cada una de mis derrotas. No podía creer la negatividad que había hacia ella personalmente", afirmó Murray, que en junio de 2014 eligió a Mauresmo como sustituta del estadounidense de origen checo Ivan Lendl.

El escocés, de 28 años, se convirtió en el primer tenista masculino de élite con una mujer como entrenadora. Mauresmo, de 35 años, fue número uno el tenis femenino y conquistó dos grand slam en el 2006, el Abierto de Australia y Wimbledon, además de una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Antes de que hiciera oficial el anuncio habían llegado algunos comentarios a la prensa y alguna gente pensó que yo estaba gastando una broma. Me resultó increíble enterarme de eso", dijo Murray, número tres del mundo.

Entre los comentarios que provocó el nombramiento de Mauresmo, el australiano Marinko Matosevic declaró que no elegiría a una mujer como entrenadora porque no considera que el tenis femenino esté a la altura del masculino.

"Yo no podría hacerlo, porque no tengo el tenis femenino en tan alta estima. Alguien tiene que intentarlo, pero no seré yo", dijo Matosevic.

Murray asegura que la situación ha despertado su interés por facilitar "que haya más mujeres en el deporte y darles mayores oportunidades". "No estaba pensando en hacer un movimiento pionero, en crear una influencia que pueda incluso notarse en otros deportes, pero después de ver la respuesta que se ha producido y algunas de las cosas que se han dicho, que creo que lo eso es lo que he hecho", reflexionó el tenista.

"Estoy a favor de que todo el mundo sea igual y si eso es ser feminista entonces podría decir que sí, lo soy", dijo Murray, que aseguró que "comenzar a trabajar con Amélie" le "abrió los ojos".

Mauresmo entrenará a Murray hasta después de Wimbledon, donde el escocés intentará revalidar su título del 2013, para tomarse después unos meses de baja para prepararse para el nacimiento de su primer hijo, una ausencia que será cubierta por el sueco Jonas Björkman.

EFE