Archivo

Se retiró Gebrselassie, el 'Emperador' del atletismo

El etíope, de 42 años y ganador de títulos olímpicos y mundiales, anunció su adiós. Perfil.

notitle
16 de mayo 2015 , 04:49 p.m.

Su cuerpo le dijo no más. O tal vez fue su mente la que le pidió parar. Lo cierto es que Haile Gebrselassie anunció el pasado domingo que deja la competencia de alto nivel, luego de más de 20 años de leyenda en el atletismo.

Como los grandes deportistas de la historia, al etíope le llegó su hora de parar. A los 42 años, luego de correr una prueba de 10 kilómetros en Mánchester (Inglaterra), y aún jadeante tras cruzar la meta, dio su anuncio: “Me retiro del atletismo de competencia, pero no dejaré de correr, pues correr es mi vida”, fueron las palabras con las que contó su determinación.

En el 2008, antes de competir en la Maratón de Berlín, dijo: “Me siento igual que hace 20 años. Lo difícil es la mente, no el cuerpo. Si eres viejo mentalmente, eres viejo físicamente”. Paró de hablar, empezó a correr y batió el récord que él mismo tenía (en la edición 2007 de la carrera), bajando el tiempo en 27 segundos y parando el cronómetro en 2 horas 3 minutos y 59 segundos. Además de ganar por cuatro años consecutivos en Berlín (del 2008 al 2010), ganó la Maratón de Dubái.

Empieza la carrera

Haile Gebrselassie nació el 18 de abril de 1973, en Asella (Etiopía), y creció en una familia de 14 hermanos granjeros. Eran pobres.

Descalzo, corría varios kilómetros para llegar a su escuela. En las mismas condiciones hacía el camino de vuelta. Eran cerca de 20 km entre ambos recorridos. Tras ello, debía trabajar en la tierra para ayudar a mantener a su familia. Algo que no le gustaba hacer.

Era todavía un adolescente cuando se enfrentó a su padre, a quien le anunció su partida hacia Addis Abeba, la ciudad en la que se empezó a convertir en realidad su sueño de ser atleta profesional.

Con la negativa de su padre, pero con la convicción de estar haciendo lo correcto, Gebrselassie dejó su casa para empezar a prepararse para ser la estrella que hoy es. Posiblemente esa rebeldía y convicción fueron lo que le permitió lograr tantas marcas y ganar tantos títulos en su carrera deportiva.

Haile Gebrselassie celebra en el 2008, en Berlín (Alemania), su segundo título consecutivo en la Maratón de esa ciudad. (Archivo ETCE)

‘Emperador’

Su fama mundial no llegó gratis. Vino acompañada de los sacrificios que tuvo que hacer en su vida y de los impresionantes logros que alcanzó a lo largo de su carrera deportiva. Para nombrar solo algunos, Gebrselassie ganó las medallas de oro de los Juegos Olímpicos de Atlanta-96 y Sídney-2000 en la prueba de los 10.000 metros, además de imponerse en esa misma prueba en los campeonatos del mundo de Stuttgart-93, Gotemburgo-95, Atenas-97 y Sevilla-99. También ganó los 3.000 metros en el Campeonato del Mundo bajo techo de París-97, Maebashi 1999 y Birmingham 2003. En París-97 también ganó los 1.500 metros.

Tuvieron que pasar tres años para que, en el 2011, se impusiera un nuevo récord en Berlín. El keniata Patrick Makau Musyoki cumplió el recorrido de 42,195 kilómetros en 2 horas 3 minutos y 38 segundos y superó por 21 segundos la marca de Gebrselassie. En el 2013, Wilson Kipsang Kiprotich volvió a mejorar el registro.

Con el éxito asegurado deportivamente, y pensando de antemano qué iba a hacer cuando llegara la hora del retiro, Haile Gebrselassie montó una oficina en Addis Abeba, desde la que dirige una cadena de hoteles y negocios inmobiliarios.

Fama y fortuna

Además, es la imagen de una marca de whisky en su país, es patrocinado por una marca de ropa deportiva que lo ha vestido durante todo el tiempo de su carrera y también se dedica a la venta de automóviles. No importa a qué negocio dedique parte de su tiempo, el ‘Emperador’ siempre tiene que comenzar su día a día, literalmente corriendo.

Es la manera en la que comienza a resolver un problema. “Mientras corro pienso en cómo puedo resolverlo”, declaró el atleta en una entrevista publicada por el diario El País, de España.

La 10k de Mánchester fue la última hazaña que intentó ganar. Terminó en el puesto 16, y allí el ‘Emperador’ dio el anuncio del fin de su carrera, de la trayectoria deportiva del que es considerado “el más grande fondista de todos los tiempos”, ese que empezó a correr descalzo entre su casa y la escuela en Etiopía...

DEPORTES

celebra en el 2008, en Berlín (Alemania), su segundo título consecutivo en la Maratón de esa ciudad.