Archivo

Viaje a otro mundo/ Crítica Mente

Con 'El abrazo de la serpiente', Ciro Guerra vuelve a Cannes.

13 de mayo 2015 , 05:22 p.m.

Ciro Guerra es uno de los pocos directores-autores que hay en el cine colombiano, uno de aquellos que en sus trabajos plasman una visión personalísima del mundo que los rodea. Tras su promisoria La sombra del caminante, Guerra soltó la mano en Los viajes del viento, una admirable inmersión en nuestra geografía y nuestra cultura, que con su tono contemplativo perdió algunos espectadores pero ganó muchos otros, incluidos los que la apreciaron en Cannes en 2010.

Ahora Guerra regresa a Cannes, en esta ocasión a la Quincena de Realizadores, con El abrazo de la serpiente, otra travesía geográfica y cultural que volverá a desconcertar a unos y a encantar a otros.

La cinta cuenta la historia de un par de científicos que, con cuarenta años de diferencia, se adentran en la selva amazónica en busca de una planta mítica, y entran en contacto con comunidades aborígenes poniendo de presente los conflictos de esta colisión de culturas.

El abrazo de la serpiente triunfa en varias dimensiones. Basada en los diarios de los exploradores Theodor Koch-Grunberg y Richard Evan Schultes, el punto de vista de la película da un giro radical y muestra la perspectiva de los aborígenes sobre el choque cultural, con estupendas actuaciones de un elenco indígena encabezado por Nilbio Torres, Antonio Bolívar y Miguel Dionisio. Además, la minuciosa producción de sonido y la expresividad del blanco y negro sumergen al espectador en un viaje onírico paralelo al de los exploradores.

Hay que advertir que hay dos insólitas secuencias que por su precariedad parecen prestadas de producciones menos dignas, pero que no logran erosionar el poder hipnótico de una cinta única. 

Mauricio Reina
Crítico de cine