Archivo

Sanciones contra Rusia dependerían de si se logra la paz en Ucrania

Diplomáticos de Washington y Moscú estuvieron de acuerdo en que se sigue violando el alto al fuego.

notitle
12 de mayo 2015 , 07:33 p.m.

Las sanciones de EE. UU. y la Unión Europea contra Rusia se pueden suspender “siempre y cuando” se respeten los acuerdos de Minsk para la paz en Ucrania, indicó el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, estimó tras una reunión con Kerry, quien también se entrevistó con el presidente ruso Vladimir Putin, que estos contactos que tuvieron lugar este martes en Sochi, a orillas del Mar Negro, les permitieron a ambas partes “entenderse mejor”.

Solo si se cumplen plenamente estos acuerdos, comenzará el levantamiento de las sanciones a Rusia”, dijo Kerry, después de reunirse con el presidente Putin.

En total, los encuentros de Kerry con los líderes rusos se prolongaron por ocho horas. El líder de la diplomacia estadounidense expresó que había una “necesidad urgente” para cooperar y enfrentarse a los desafíos globales.
Lavrov, por su parte, añadió: “Comprendemos la necesidad de evitar pasos que puedan infligir daño a largo plazo en las relaciones bilaterales en temas diversos”.

Ambos diplomáticos denunciaron que tanto Kiev como los separatistas prorrusos siguen violando el alto el fuego, en vigor desde el pasado 15 de febrero, y el compromiso de retirar el armamento pesado de la zona de seguridad.

Lavrov resaltó que ambas partes se han puesto de acuerdo en ejercer su influencia en las partes en conflicto para que se abstengan de recurrir de nuevo a las armas para resolver sus diferencias.

Aunque la crisis ucraniana centró las consultas, los líderes también analizaron la situación en Siria, en conflicto desde 2011. “Siria nunca será un Estado pacífico hasta que sus problemas se solucionen por la vía pacífica, a través de un traspaso del poder político”, opinó Kerry.

Lavrov, cuyo país siempre ha rechazado la renuncia del líder sirio, Bachar al Asad, como condición para el arreglo del conflicto, abogó por proseguir el diálogo político entre Damasco y la oposición y recordó que los problemas de Siria están estrechamente vinculados a las actividades de organizaciones terroristas como el Estado Islámico (EI).
Al respecto, el secretario de Estado resaltó que Moscú y Washington están unidos en la lucha contra el Estado Islámico para que abandone los territorios de Siria, Irak y otros países.

Al final, no dejó de expresar preocupación por la decisión de Rusia de vender misiles antiaéreos S-300 a Irán, a pesar de reconocer que no es ilegal. “No se trata de que se viole una ley, solo consideramos que no es el momento adecuado y que puede tener un efecto negativo”, finalizó.

MOSCÚ (AFP-EFE)