Archivo

Emilianito Zuleta asegura estar agradecido, pero reitera no a honores

Llegó a Valledupar y una vez más explicó que no le gustan los homenajes.

notitle
12 de mayo 2015 , 04:52 p.m.

A Emiliano Zuleta le ganó su timidez, muchas veces incompresible para un músico que se debe a su público, pero ese modo de ser lo hizo desistir del homenaje que le ofreció el Festival de la Leyenda Vallenata el próximo año.

Casi sin desempacar de su viaje a México, llegó a las oficinas del Festival, en Valledupar,  y le hizo saber al presidente de la Fundación, Rodolfo Molina, su agradecimiento, pero que no le gustan los homenajes.

En una entrevista al jefe de prensa del Festival Vallenato, Juan Rincón Vanegas, el ‘Gago de Oro’ confesó: “yo soy reacio a estas cosas de los homenajes; a mí no me gustan los homenajes, tengo mis razones, lo he dicho muchas veces.

"La gente a través de los años ha conocido mi modo de ser. Respeto a los medios de comunicación y a nuestros seguidores, pero no sé por qué Dios me dio esta condición”, reiteró.

Pese a que el Presidente de la Fundación Festival le reiteró los sobrados méritos -Rey Vallenato en Acordeón Aficionado, en Canción Vallenata Inédita, y Rey de Reyes de la Canción- Emiliano le dijo no. “Esos premios los llevo en el alma”, le agregó en la respuesta.

‘Ni después de muerto’

Emiliano Zuleta está tan claro en su decisión que pidió que ni siquiera después de muerto le hicieran homenajes, para lo cual, dijo que tiene en una notaría de Bogotá, las instrucciones que debe seguir su familia, pidió ser cremado y que las cenizas sean echadas en el río Guatapurí o al mar.

“No me gustan los necios, ni después de muerto, no quiero estar bamboleando de un lado para otro, eso se llama morir dignamente”, indicó.

Manifestó haber recibido propuestas para homenajes en Atlanta e Indianápolis (Estados Unidos) y tampoco aceptó.

“Yo no gusto de alborotos, ni de estar dando entrevistas, ni tomándome fotos. En el Festival hay varios foros y yo soy gago, y si me hacen una pregunta y me enredo, me da rabia y se me daña el día”, puntualizó.

A sus 70 años, Emiliano vive tranquilo con su esposa Eladia Bernier Ospino que después de dos hijos de 20 y 21 años, tuvo una niña de cuatro meses Emily Shadday Zuleta Bernier a quién compuso la canción Regalo de Dios y por quién tiene una nueva preocupación, y es que Dios le concede unos años de más para seguirla cuidando.

Yanitza Fontalvo Díaz
Especial para EL TIEMPO
Valledupar.