Archivo

Argentina campeona panamericana de 'sommeliers' / Hablemos de vinos

El trabajo de la somelier, Paz Levinson, fue catalogado como uno de los mejores a nivel mundial.

09 de mayo 2015 , 06:02 p.m.

Se acaba de realizar en Chile el Concurso Panamericano de Sommeliers, una instancia en donde se ven las caras los mejores profesionales del servicio de este lado del mundo. Y como se trata de una competencia, pues hay pruebas que hay que pasar. Primero, una serie de test teóricos con preguntas imposibles sobre cepas, destilados, habanos, sake. Luego, la parte práctica que consiste, básicamente, en la simulación del servicio en el restaurant, con público que presencia la prueba y jueces que las hacen de comensales.

Es un concurso difícil, que sirve para mostrar habilidades, pero también que mide el nivel de la sommelería panamericana y sobre todo, la suramericana en donde esta profesión es aún joven y, además, en donde estar en contacto con el mundo del vino es difícil. Probar vinos extranjeros, armar grupos de cata, visitar regiones vitícolas clásicas. Estando tan lejos, eso cuesta.

Sin embargo, los resultados del concurso mostraron que el nivel de la sommelería latina ha mejorado mucho. Los tres finalistas, de hecho, fueron Paz Levinson de Argentina; de Chile, Marcelo Pino y de México, Luis Morones. La gran sorpresa fue que el representante de Canadá, un país con más roce en vinos del mundo y de un nivel superior en la restauración, no quedó en este trío. En la edición anterior, realizada en Brasil, Canadá había arrasado.

Finalmente, la ganadora fue Paz Levinson, una sommelier de Buenos Aires que actualmente vive en París, trabajando en un restaurant catalogado con tres estrellas por la prestigiosa guía Michelin, es decir, el Olimpo para cualquier sommelier. Eso, sin duda, la ayudó. Sin embargo, Levinson está de acuerdo en que el nivel ha mejorado, que el nivel de los restaurantes en general en Suramérica es muy superior, que hay más gente interesada en estudiar sommelería, pero que –claro– aún falta mucho, sobre todo en lo que se refiere a tener a mano vinos del mundo. En Argentina o en Chile, lo que se bebe son vinos de esos países.

Aún con ese handicap, cada día hay más escuelas de sommeliers, cada vez hay más chicos interesados en aprender esta profesión y también el consumidor ya conoce quién es este personaje que te recomienda los vinos en el restaurant. Eso es bueno, sobre todo porque los sommeliers son personajes claves para crear una cultura del vino.

PATRICIO TAPIA
Especial para EL TIEMPO