Archivo

Del set a los tribunales

El caso de los embriones congelados de Sofía Vergara y su exnovio renueva un debate ético y legal.

08 de mayo 2015 , 08:43 p.m.

El destino de los embriones congelados que Sofía Vergara y su exnovio Nick Loebe fecundaron in-vitro cuando eran pareja renueva un debate que cae en los escenarios de lo ético, lo legal y hasta lo religioso. Loebe inició una batalla jurídica para evitar que estos embriones sean destruidos, con el argumento de que cuando fueron generados lo hicieron con el propósito de promover la vida y no para cualificarlos como una propiedad.

Al tenor del taquillero enfrentamiento aflora la vieja pregunta existencial, que aún continúa sin respuesta: ¿es un embrión un individuo que la sociedad debe proteger en toda su extensión y, consecuentemente, quiénes son los responsables de su cuidado y los albaceas de sus derechos jurídicos?

Son temas que demuestran, una vez más, que la ciencia va un paso más adelante que las leyes y las ideologías. De hecho, existen dos embriones fecundados por dos personas en conflicto, frente a los cuales un juez tendrá que decidir.

Y no la tiene fácil el tribunal, no solo por la presión mediática, sino porque se enfrenta a un hecho sobre el cual no hay reglas claras, a tal punto que el fallo marcará una base jurisprudencial para Estados Unidos y para el mundo.

En Colombia, mientras vamos muchos saltos adelante en lo que tiene que ver con fertilización in vitro, congelación de embriones y vitrificación de óvulos, en lo jurídico y en el debate social hay un rezago preocupante alrededor del tema.

Por eso, para evitar situaciones similares a la de la 'Toti' Vergara, los científicos, las entidades y los pacientes de estos procesos han tenido que blindarse con documentos explícitos sobre consentimientos informados, cómo actuar en caso de muerte de alguno de los miembros de la pareja, y hasta el destino final en el caso de los óvulos remanentes; pero se echa de menos un marco legal específico.

Por el mismo camino van los vientres sustitutos, la donación de esperma y de óvulos y demás procedimientos que la ciencia presenta como una realidad, frente a la cual en algún momento la sociedad tendrá que tomar decisiones más allá de lo moral.

Sin duda, lo que deje el debate de esta expareja marcará un derrotero que impactará, además de las revistas de farándula, las gacetas jurídicas.


editorial@eltiempo.com