Archivo

Todo listo para el arranque del campeonato brasileño

Cruzeiro, campeón en 2013 y 2014, tratará de defender su posición en el trono de campeón.

notitle
08 de mayo 2015 , 12:57 a.m.

El quinteto de clubes brasileños que se mantiene vivo en la Copa Libertadores inicia este fin de semana con altas miras el Campeonato Brasileño, el torneo más importante en el ‘país del fútbol’, que en 2015 se perfila como una edición muy abierta y reñida al extremo.

Cruzeiro, campeón en 2013 y 2014, tratará de defender su posición en el ‘trono’ brasileño frente a un grupo de aspirantes que prometen una lucha encarnizada a lo largo de 38 jornadas, entre los que se destacan el Corinthians, el São Paulo, el Atlético Mineiro y el Internacional. Estos cinco equipos han demostrado su vigor al avanzar a octavos de final en la exigente Copa Libertadores, aunque los únicos que también consiguieron ganar el campeonato regional de sus correspondientes estados este mes fueron el Atlético Mineiro y el Internacional.

El defensor del título tuvo que vender a sus mejores creativos a raíz de su éxito en la liga, entre ellos Everton Ribeiro y Lucas Silva, pero ha logrado suplir las bajas; ha recompuesto su plantilla y, lo más importante, ha mantenido a su entrenador, Marcelo Oliveira, considerado como uno de los mejores del país. Ahora liderado por el centrocampista uruguayo Giorgian De Arrascaeta y el delantero Leandro Damião, uno de los artilleros de este inicio de temporada, con 12 goles entre la Libertadores y el Campeonato Mineiro, el Cruzeiro ansía su tercer campeonato seguido, algo que sólo ha logrado el Sao Paulo (2006-08).

El Corinthians, con el ariete peruano Paolo Guerrero y el brasileño Elías, convocado por Dunga a la Copa América, y una de las plantillas más completas, parte como uno de los principales candidatos al título que le es esquivo al club paulista desde 2011.

Las opciones del São Paulo dependerán en gran medida del rendimiento de estrellas el renombre como Luis Fabiano, Alexandre Pato, Paulo Henrique Ganso y el legendario portero Rogerio Ceni, que pretende retirarse esta temporada. El equipo ‘saopaulino’ cuenta también con una buena pareja de creativos, el brasileño Souza y el argentino Ricardo Centurión, su principal incorporación de esta temporada.

A pesar de su inicio errático en la Libertadores, el Atlético Mineiro demostró que tiene entereza para reponerse, un buen banquillo y un delantero matador que a buen seguro optará al premio de máximo goleador de la liga, el argentino Lucas Pratto.

El Internacional de Porto Alegre, dirigido por el uruguayo Diego Aguirre, se reforzó con el argentino Lisandro López, que se suma a una plantilla de calidad en la que ya estaban su compatriota Andrés D'Alessandro o los brasileños Nilmar y Valdivia, ambos con un buen rendimiento en la Libertadores.

Además de los favoritos, un puñado de equipos podría luchar por los cuatro puestos de cabeza, que valen la clasificación a la Libertadores, en una liga brasileña que siempre está igualada y en la que las fuerzas de los clubes pueden variar mucho dependiendo de la voracidad del mercado de fichajes.

El Santos, que todavía tiene pendiente la renovación de Robinho, el Palmeiras, el Fluminense, el Gremio del técnico Luiz Felipe Scolari y el Flamengo, con Vanderlei Luxemburgo al mando, son algunos de los que pueden crearle problemas a los favoritos. Este año regresa a primera división el Vasco da Gama, uno de los clubes grandes de Río de Janeiro, dueño de cuatro títulos nacionales y que estuvo en segunda en 2014, además del Joinville, el Ponte Preta y el Avaí.

Vasco da Gama, que vuelve con la moral por las nubes después de ganar el pasado fin de semana el campeonato regional de Río, aspira a terminar lejos de las cuatro últimas casillas, las que condenan al descenso.

El Ponte Preta es el club decano del fútbol brasileño, el más antiguo en actividad y regresa a primera después de un año en segunda, mientras que el Avaí pasó tres años en la categoría de plata y el Joinville no está en la elite nacional desde 1986.

Estos cuatro equipos sustituyeron a los cuatro descendidos el año pasado: el histórico Botafogo, club del portero titular de la selección brasileña, Jefferson, el Vitoria, el Bahía y el Criciuma. La liga brasileña, con 20 clubes, se extenderá por 38 jornadas hasta el próximo 6 de diciembre y reparte cuatro plazas directas para la Libertadores de 2016.

AFP