Archivo

Proxeneta pedía de 20.000 a 50.000 pesos por encuentro sexual

Once personas que habrían participado en los hechos contra una niña fueron capturadas.

notitle
06 de mayo 2015 , 07:40 p.m.

El crudo testimonio de una niña que era obligada a tener relaciones sexuales con hombres que le triplicaban la edad, en la localidad de Ciudad Bolívar, fue clave para dar con el paradero de Yésica María Camargo Forigua, su proxeneta.

Durante un año, la menor, hoy de 14 años, sostuvo relaciones con al menos 10 personas que, según las autoridades, le pagaban a Camargo una suma entre los 20.000 y los 50.000 pesos por cada encuentro sexual.

La mujer se encargaba de contactar a los interesados en la niña, quien terminaba recibiendo 5.000 o 10.000 pesos, que luego utilizaba para comprar drogas.

El consumo de sustancias psicoactivas (marihuana y bazuco) lo inició orquestada por Camargo, quien por ese entonces se hacía pasar por su amiga. Luego, cuando ya estaba enviciada y no tenía dinero, la mujer le habría aconsejado prostituirse para adquirirlas.

El año pasado, cuando la menor vivía ese infierno, su mamá comenzó a notar comportamientos agresivos como reflejo del uso de drogas, y terminó pidiendo ayuda al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), a donde fue trasladada.

Durante la investigación que adelantó la Sijín de la Policía Metropolitana de Bogotá, se estableció que los hombres también vivían en Arborizadora Alta, el mismo sector donde residían la menor y su proxeneta. Varios de ellos alcanzaban los 50 años, eran pensionados y atendían pequeños negocios en la zona; solo uno tenía 19 años.

Por su parte, los investigadores encontraron que Camargo tenía dos hijas pequeñas, y vivía con ellas y su mamá.

Un juez decidió que las 11 personas detenidas fueran cobijadas con la medida de aseguramiento intramural, mientras avanza su proceso. Deberán responder por los delitos de explotación sexual con menor de 18 años, acceso carnal abusivo con menor de 14 años, proxenetismo con menor de edad e inducción a la prostitución. Por estos hechos no hay rebajas de penas.

Si tiene una denuncia, escríbanos a aleser@eltiempo.com

BOGOTÁ