Archivo

La apretada carrera en las elecciones británicas

Sondeos dan a conservadores del 'premier' Cameron un punto de ventaja sobre el laborista Miliband.

notitle
03 de mayo 2015 , 08:55 p.m.

Solo dos temas ocupan por estos días la mente y conversaciones de los británicos: el nacimiento el sábado de la princesa de Cambridge, y las elecciones generales del próximo 7 de mayo.

La tendencia sigue siendo muy cerrada entre las dos principales opciones. La semana concluye con una encuesta de IPSOS Mori que le da a los conservadores el 35 por ciento de la intención de voto, frente al 30 por ciento de los laboristas. Otra encuesta, de la firma Yougov, los pone prácticamente empatados, con 34 y 33 por ciento respectivamente.

Nadie se atreve a asegurar cuál va a ser el resultado de las elecciones de la próxima semana, ni cómo van a terminar las alianzas; lo que sí es claro es que cualquiera de las intervenciones de los candidatos, sobre todo en los temas que competen directamente a los ciudadanos: salud, educación, vivienda y empleo, va a tener un gran impacto.

Así se vio en la edición especial del programa Question Time, del canal uno de la BBC de Londres, en el que los candidatos respondieron preguntas de la audiencia y el resultado arrojó como ganador al primer ministro, David Cameron, con 44 por ciento, frente a 38 por ciento de Ed Miliband y el 19 por ciento de Nick Clegg.

Los resultados de las encuestas demuestran que la decisión no parece fácil para los 48 millones de británicos habilitados para votar y decidir quiénes ocuparán las 650 sillas de la Cámara de los Comunes a partir del 18 de mayo, cuando nuevamente se abren las sesiones del Parlamento con el discurso de la reina Isabel.

Los británicos elegirán 573 diputados por Inglaterra, 59 por Escocia, 40 por Gales y 18 en representación de Irlanda del Norte.

Mientras Cameron ha hecho énfasis en los resultados económicos de su gobierno, que le ha permitido un crecimiento anual de 2,4 por ciento, la más alta del G-7, después de la recesión de sus primeros meses de gobierno y la crisis europea, Miliband se ha dedicado a prometer responsabilidad fiscal y económica, pero liberando un poco a los británicos del estricto plan de ajuste de los tories en los últimos cinco años.

Cameron les ha sacado partido a las cifras de la economía, con un desempleo inferior al 6 por ciento y niveles de inflación de cero por ciento en los últimos dos meses, que parece que pronto se va a convertir en deflación.

Los dos prometieron generación de empleo, hasta mil empleos por día, según los conservadores, aumento del presupuesto para garantizar el servicio nacional de salud, que ha sido duramente criticado por los laboristas que lo consideran el más afectado por los recortes del Gobierno.

“La economía británica estaba hace 5 años con un déficit superior al 9 por ciento, algo riesgoso, eso fue lo que dejó el gobierno laborista. Hemos hecho sacrificios, pero la economía es mucho más saludable para todos”, aseguró el ministro de Economía, George Osborne, quien se ha convertido en una de las figuras más importantes de los tories en estas elecciones generales.

Cameron resucitó las promesas que en su época hizo Margaret Thatcher para hacer propietarios a los inquilinos de las casas construidas dentro de los planes de vivienda del Gobierno a muy bajo costo; mientras Miliband se dedicó a atacar a las clases más favorecidas, que no pagan impuestos y que tendrán que tributar más si los laboristas ganan las elecciones.

“Uno podría decir que los británicos están decidiendo entre la continuidad del camino de la recuperación de la economía, que ha permitido la creación de 2 millones de puestos de trabajo en los últimos 5 años, y la promesa de un plan menos austero, pero que también promete recuperación para todos”, dijo a EL TIEMPO Álvaro Méndez, profesor de Ciencias Políticas del London School of Economics.

Uno de los temas que más han generado debate en el Reino Unido es el de su futuro dentro de la Unión Europea, impulsado por las altas cifras de migrantes que siguen llegando a territorio británico.

Cameron insiste en que convocará un referendo en el 2017 para que sean los británicos quienes decidan, a menos que logre renegociar las condiciones actuales de la relación entre las dos partes.

Ed Miliband, a su vez, insistió la semana pasada en que el Reino Unido tiene que recobrar su protagonismo dentro de Europa y replantear algunos temas de sus relaciones, pero dentro de la Unión.

“Yo no estoy seguro de que el referendo que ha prometido Cameron se pueda realizar, porque los liberales, que podrían ser parte de una nueva coalición, no están de acuerdo y porque realmente en el Parlamento no se encuentran, a excepción del independentista UKIP, voces que lo respalden”, dijo Charles Tannock, diputado conservador en el Parlamento europeo.

Por su parte, Méndez aseguró que con Ed Miliband como primer ministro probablemente la relación con Europa sería mucho más cercana que con Cameron, quien evidentemente se ha alejado de la idea de una región más unida.

Aunque Miliband ha insistido en que no hará alianzas con el Partido Nacional Escocés, los analistas sugieren que sería la única forma de obtener las mayorías en el Parlamento.

La fórmula de Cameron para mantenerse en el gobierno sería conservar la coalición con el liberal-demócrata Nick Clegg, quien aseguró que se siente muy orgulloso de su participación en las decisiones que han acompañado la vida de los británicos en los últimos cinco años.

Para obtener mayoría parlamentaria el partido ganador requiere 323 sillas en la Cámara de los Comunes. Los sondeos, hasta hoy, muestran que los laboristas de Miliband lograrían 267; los conservadores, 276, el Partido Nacional Escocés, 57, y el liberal demócrata, 28.

“Es muy difícil aún aventurarse sobre cómo va a quedar. El ganador tendrá 5 días para formar su coalición de gobierno o también puede gobernar sin mayoría, pero ese escenario es muy complicado, no lo vemos desde 1992”, puntualizó Tannock.

Los puestos de votación en todo el Reino Unido estarán abiertos desde las 7 a. m. hasta las 10 de p. m. del próximo jueves 7 de mayo.

CLAUDIA GAONA
Para EL TIEMPO
Londres.