Archivo

Con el 0-0, Millos y Nacional alargaron su angustia en la Liga

El partido de la jornada finalizó 0-0. Los bogotanos llegaron a 28 puntos y los antioqueños a 30.

notitle
03 de mayo 2015 , 04:22 p.m.

Los gritos de gol fueron iracundos, pero incompletos. Los abrazos fueron solo intentos fallidos. Los brazos alcanzaron a agitarse, pero con ira, con desespero, con resignación. Los movimientos en las tribunas fueron un ritual de celebración inconclusa. Quizá la hinchada de Millonarios quiso entrar en manada a la cancha de El Campín solo para empujar esa pelota rebelde que se resistió durante 90 minutos a entrar al arco de Nacional. (Lea aquí: El superclásico entre Millonarios y Nacional en imágenes.​)

Qué iban a imaginar en Millonarios que se iban a encontrar con un arquero en estado milagroso, Camilo Vargas; o un poste –el vertical izquierdo del arco sur– reacio al grito de gol, o que la mala puntería de los propios jugadores disiparía los coros de aquellos goles que solo se imaginaron. ('En términos generales, Nacional pasa un momento difícil': Osorio.)

Millonarios tuvo al menos cuatro opciones reales para quebrar el empate 0-0, y en ninguna tuvo la contundencia que necesitaban sus delanteros. El arquero Vargas, quien no fue ningún visitante –como si nunca se hubiera ido de El Campín–, se sintió tan cómodo que se encargó de ser el héroe. Sus salidas felinas hicieron atragantar de goles a esa afición azul en estado de exaltación y que solo celebró intentos. (Lea aquí: 'Millonarios no ganó porque el arquero rival fue figura': Lunari)

En la primera parte, dos veces y en jugadas similares, el portero le puso el pecho a la pelota y evitó que el delantero Jonathan Agudelo, el más inquieto y obstinado, celebrara; y de paso, la nerviosa tribuna. En ambas ocasiones los buenos movimientos del joven atacante y las buenas asistencias de sus compañeros –en una, Silva, y en la otra, Insúa– lo dejaron de frente a Camilo Vargas, quien salió airoso, gigante. Agudelo tuvo una tercera opción en la primera parte, luego de un tiro de esquina, pero cuando iba a definir sintió nuevamente encima la presencia de su ágil verdugo –de Vargas–, y mandó la pelota afuera, arriba, lejos.

El portero de Nacional se encargó, él solito, de hacer dramática la ansiedad de Millos en esa primera parte. Y arrancando la segunda, no perdió su inspiración. Evitó una vez más el gol, en la jugada más clara. Fue en una estirada acrobática con la que evitó que Insúa, en una volea casi perfecta, anotara. En el estadio alcanzó a surcar el grito de ¡golazo!, luego hubo un mutismo expectante, con ojos bien abiertos, con abrazos a medias, cuando quedó el rebote y Uribe, algo incómodo, estrelló el irreverente balón en el vertical...

Nacional, mientras tanto, inquietaba sin inquietar. Metía presión, pero solo de camiseta. Aunque si el delantero Velázquez hubiera tenido puntería en un remate de volea, en solo 4 minutos de juego, cuando quedó de frente al arco, la historia hubiera podido ser otra. Luego, Nacional perdió a uno de sus guerreros principales, al defensor Henríquez, por lesión. Y para colmo, no encontró presencia en ataque ni con Velázquez ni con el anónimo Escobar ni con el intrascendente Mejía ni con el ingreso de Duque y Ruiz. Resultó un buen punto, llegaron a 30, aunque aún no se aseguran.

Millonarios, para el que los tres puntos no eran elegibles, sino obligatorios –llegaron a 28–, buscó su victoria con decisión, pero en cada buena llegada que tuvo, siempre le falló el remate final. Agudelo, atragantado con tres oportunidades, fue reemplazado por Maxi Núñez, y ahí el equipo perdió el horizonte, perdió toda sorpresa. Los goles ya ni siquiera se presentían en las gradas.

Los minutos ya fueron más rápidos que esos cuerpos exhaustos. Fue como si una extraña resignación se posara sobre la cancha y, de paso, invadiera las tribunas. Allí, las gargantas afónicas ya no cobraron vida, los abrazos solo anunciaban despedidas y los goles solo fueron ilusiones.

Síntesis

Millonarios 0-0 Atlético Nacional

Millonarios: Nicolás Vikonis (6); Lewis Ochoa (6), Gabriel Díaz (6), Andrés Cadavid (6), Déiver Machado (6); David M. Silva (7), Rafael Robayo (5), Fabián Vargas (6), Federico Insúa (6); Jonathan Agudelo (7), Fernando Uribe (5).
Cambios: Maxi Núñez por Jonathan Agudelo (23 ST), Máyer Candelo por Federico Insúa (27 ST), Sergio Villarreal por Fabián Vargas (37 ST).
D.T.: Ricardo Lunari.

Atlético Nacional: Camilo Vargas (8); Francisco Nájera (5), Diego Peralta (5), Oscar Murillo (6), Alexis Henríquez (6); Jairo Palomino (6), Sebastián Pérez (5), Juan David Valencia (5), Yulián Mejía (4); Andrés Escobar (6), Pablo Velásquez (5).
Cambios: Gilberto García (5) por Alexis Henríquez (1 ST), Jefferson Duque (5) por Pablo Velásquez (11 ST), Luis Carlos Ruiz por Andrés Escobar (17 ST).
D.T.: Juan Carlos Osorio.

Goles: no hubo.

Figura: Camilo Vargas (8).

Amonestados: Fabián Vargas (30 PT), Fernando Uribe (32 ST), en Millonarios. Juan David Valencia (20 PT), en Nacional.

Expulsados: no hubo.

Estadio: Nemesio Camacho El Campín.

Asistencia: 31.231 espectadores (Dato oficial).

Taquilla: no fue suministrada.

Árbitro: Jorge Sierra (6).

Partido: aceptable.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO