Archivo

Ex de Sofía Vergara agita debate por embriones fecundados in vitro

Un juez en EE. UU. decidirá si los elementos orgánicos se destruyen, se conservan o se donan.

notitle
30 de abril 2015 , 10:27 p.m.

La pelea jurídica que protagonizan la actriz colombiana Sofía Vergara y su exnovio Nick Loeb por el destino que se les daría a los embriones que fecundaron in vitro cuando eran pareja, y que ahora están congelados, volvió a poner sobre el tapete un debate que desborda lo farandulero y cae en el terreno de lo ético, lo legal y lo religioso.

Loeb interpuso una demanda contra Vergara, para asegurarse de que estos embriones no serán destruidos. En una columna publicada por él en The New York Times, el estadounidense argumenta su decisión así: “Cuando creamos los embriones lo hacemos con el propósito de que llegue una vida, ¿no deberíamos definirlos como vida en lugar de como propiedad?”.

Loeb revive el debate sobre qué marca el inicio de la vida como persona, biológica y jurídicamente. ¿Es un embrión un individuo que la sociedad debe proteger en toda su extensión? Sobre este tema la ciencia y la religión mantienen posiciones radicalmente opuestas.

El juez que tendrá que decidir sobre estos elementos orgánicos (que tienen material genético de ambos en partes iguales) no la tiene fácil, y menos porque se presume que en este suceso los consentimientos informados no dejaron claro qué se haría con los embriones en caso de muerte o separación.

Elkin Lucena, director científico del Centro Colombiano de Fertilidad y Esterilidad (Cecolfes), sostiene que este tipo de discusiones podrían trasladarse a Colombia, donde los procedimientos de fertilización asistida son tan comunes, como preservar congelados los óvulos que sobran de los mismos.

“En Colombia no existen leyes específicas frente a la disposición de estos elementos biológicos –explica el especialista–. Así que que la pareja debe manifestar, claramente y por escrito, el destino que se les daría en caso de separación, muerte o cuando sobran de algún procedimiento”.

El especialista señala que el destino final de este material plantea varias opciones. Entre ellas están donarlos a parejas infértiles, entregarlos a grupos de investigación o destruirlos.

“Son salidas polémicas, pero siempre hay que expresarlas para evitar problemas como el de Sofía Vergara”, señala.

El jurista Miguel Ángel Rincón sostiene que el juez en EE.UU. tiene que decidir a quién le da la razón, aun cuando los embriones tienen material genético de ambos; también podría inclinarse por no dar la razón a ninguno y decidir que se donen, se conserven o se destruyan. Cualquier salida será polémica.

Lucena asegura que para evitar estas peleas, el mundo está recurriendo a la vitrificación de óvulos. De este modo, las mujeres pueden conservarlos y fecundarlos cuando estén seguras de querer ser mamás.

REDACCIÓN VIDA