Archivo

'No me conformo, quiero ser campeón del mundo': Fabián Puerta

El colombiano, quien fue plata en el keirin en el Mundial de Ciclismo de Pista, analizó su logro.

28 de febrero 2014 , 06:14 p.m.

Estaba calmado. Sentado en uno de los bancos del camerino colombiano. A su derecha, estaba su novia, la también velocista Juliana Gaviria, quien no le soltaba la mano a Fabián Hernando Puerta Zapata, el colombiano que movió una relación de 52x13, que le da la opción de avanzar 8 metros 52 centímetros por pedalazo, que lo llevó a ganar la medalla de plata en el keirin en el Mundial de Ciclismo de Pista.

Ha tenido tiempo para analizar, para recordar y pensar en cómo fue la carrera, en cómo se le escapó el oro y recordar los esfuerzos que ha hecho para, en este momento, celebrar como un niño.

¿Está satisfecho con ese metal de plata?
Fue un segundo lugar, pero no me conformo con eso, quiero ser campeón del mundo. Voy a seguir trabajando para conseguirlo.

¿No está del todo satisfecho?
Sí. Estoy demasiado feliz. Es una cosa histórica. Para mí no fue una plata, fue un oro. Contento de entregarle al país triunfos como este y en casa.

¿Hubo algún impulso extra?
Que mi familia hubiera estado acá es impresionante, muy emocionante. Ellos han estado pendientes de mí. Hace unos días estaba mal, que me iba para la casa y ellos me ayudaron a levantarme el ánimo.

¿Qué clase de problemas tuvo?
Me sentía indispuesto y sentía que no iba a rendir lo mismo. Luego pensé y dije que tenía con qué responder, que no debía abandonar en ningún momento, pues deportivamente estaba bien.

¿En dónde estuvo la clave para ganar la presea?
Estaba muy seguro. Tuve mucha confianza. Además, tenía tranquilidad. Todo eso se suma y por eso el triunfo.

¿Analizó los rivales?
No estaba pendiente de ellos. Yo corría por lo mío, tranquilo y de la mejor manera posible. Sabía que la preparación que tenía era ideal y no dudé de lo que tenía que hacer.

¿Cómo fue la carrera?
El keirin es una carrera demasiado corta y hay que estar concentrado. No se puede uno descuidar. Hay que pensar rápido, actuar de la misma forma. Logré coger la rueda de Francois Pervis, pero él es un corredor fuerte, no tuve con qué pasarlo.

¿Por qué considera histórica su medalla?
Primero, porque se logró en casa y, luego, porque acá logré hace dos años oros importantes en el keirin, el kilómetro y la plata en la velocidad, en la Copa del Mundo.

¿En algún momento vio perdida la prueba?
Salí tranquilo y logré hacerlo de la mejor forma posible. Me llené de confianza. Sé que tengo con qué y nunca pensé en perder.

¿Y qué le dijo Juliana Gaviria?
No nos dijimos nada, solo nos abrazamos. Los dos tenemos un sueño: ser campeones del mundo. Se me escapó el oro, pero esta medalla de plata es algo que me da alas para seguir adelante.

¿Hubo algo especial durante la carrera?
El público es importante, vital en esto. Siempre que salía a la pista me animaban. Escuchaba los gritos de ¡Fabián!, ¡Fabián! Y eso lo hace a uno sentir bien. Me llené de energía.

¿Pero eso no es al mismo tiempo presión?
Sabía que el país estaba pendiente de mí. Tenía el favoritismo y debía responder. Eso no fue una presión, nunca me dejé presionar por esa circunstancia.

LISANDRO RENGIFO
Enviado Especial
Cali