Archivo

Dos de cada diez conductores ebrios, con máximo grado de alcohol

Desde que rige la nueva ley han sido detectados 899 conductores borrachos en Bogotá.

notitle
28 de febrero 2014 , 04:58 p.m.

Aunque las cifras siguen mostrando una reducción importante (del 66,6 %) en casos de conductores ebrios detectados en Bogotá –desde el 19 de diciembre cuando rige la nueva ley de embriaguez–, aún sorprende el alto número de personas al volante que iban con el tercer grado de alcoholemia (el máximo).

De los 899 conductores descubiertos, 180 (es decir dos de cada 10) tenían esta condición, según las cifras de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional.

Aquellos que fueron sorprendidos por primera vez en este estado de ebriedad (dependiendo del organismo puede alcanzarse con un consumo superior a unas ocho cervezas) enfrentaron una multa de 14’783.760 pesos y la suspensión de la licencia de conducción por 10 años. En estos casos, el vehículo se inmovilizó 10 días.

Y aunque no se conocen por ahora episodios de personas que hayan reincidido en tres ocasiones en este grado de alcoholemia, la sanción en este tipo de situaciones es la más ejemplar: cancelación definitiva del pase, una multa de 29’567.520 pesos y 20 días del vehículo en los patios.

Frente a los otros niveles de ebriedad, la Policía de Tránsito descubrió a 173 conductores en grado cero, 362 en grado uno y 184 en grado dos.

Siguen los controles

Desde que rige la nueva ley, la Policía ha efectuado 55.448 pruebas de alcoholemia (en el mismo periodo del 2012 al 2013 se hicieron 47.066).

Estas conductas irresponsables han causado desde finales del año pasado 25 accidentes con un saldo de tres muertos y 24 lesionados en la capital, en tanto que el balance general del país arroja 247 percances con 48 víctimas fatales y 327 heridos.

La reducción más notable de borrachos al volante se dio en Medellín con un 74 por ciento.

Igualmente, las estadísticas indican que aunque los conductores de carros aportan el mayor número de casos en Bogotá (485) hay un protagonismo importante de los motociclistas, pues en el lapso analizado 414 de ellos, es decir el 46 por ciento, estaban borrachos.

Otra de las cifras que se destaca en el informe de la Dirección de Tránsito tiene que ver con el protagonismo arrollador de los hombres como infractores: de los 899 casos positivos 877 (97,5 por ciento) correspondieron a este género. Así mismo, en los episodios descubiertos se inmovilizaron 832 carros particulares y 67 de servicio público. En algunos casos los conductores llevaban pasajeros.

El general Carlos Ramiro Mena, director de Tránsito y Transporte, sostiene que con la aplicación de la nueva ley “se busca poner a salvo el mayor número de vidas y preservar el bienestar de conductores, peatones y demás usuarios viales”.

Las autoridades reiteran que si algún conductor se resiste a practicarse la prueba de alcoholemia se le suspenderá la licencia de conducción –solo se puede tramitar 25 años después– y tendrá que pagar una multa cercana a los 30 millones de pesos.

Polémica por las condenas

La condena de cinco años de casa por cárcel que debe purgar Fabio Salamanca –que ebrio y a bordo de un carro les ocasionó la muerte a dos mujeres y heridas a un taxista en la calle 26 de Bogotá– generó esta semana indignación entre los familiares de las víctimas.

Aunque algunos de ellos aseguraron que el nuevo código penitenciario (que permite prisión domiciliaria a sentencias inferiores a 8 años) favoreció al joven y que este contradice la ley 1696 que endurece las sanciones contras los conductores borrachos, abogados consultados por EL TIEMPO señalan que la decisión de la Fiscalía de cambiar el delito de homicidio doloso a culposo (el cual fue aceptado por el procesado) fue la que permitió el acceso a los beneficios. Una situación idéntica se dio con Juan Carlos Varela Bellini, quien purga la misma sentencia.

Este joven ocasionó la muerte de 3 motociclistas en la vía a La Calera en julio del 2012. No obstante, al momento de ser condenado no aplicaba el código penitenciario que rige actualmente.

REDACCIÓN BOGOTÁ