Archivo

Academia que enseña a seducir mujeres se instalará en Bogotá

Su director dice que un hombre no puede ser exitoso en la vida si no lo es con el sexo opuesto.

notitle
27 de febrero 2014 , 11:37 p.m.

“No existen frases mágicas. Existen formas eficaces de desarrollar una personalidad atractiva y aprender a generar atracción de forma emocional y física. Lo más seguro es que una mujer jamás se dé cuenta de que está siendo seducida por uno de nosotros. Las frases de apertura con interés sexual manifiesto solo provocan rechazo”.

La introducción la hace el argentino Mike Tabaschek, director de Levantart (http://www.levantart.com.ar), una academia que, entre otros aspectos, enseña a los hombres a seducir mujeres. Él asegura que, con su equipo, ha desarrollado el potencial de más de 1500 hombres para generar atracción en mujeres en situaciones que jamás habían imaginado. A partir de marzo, tendrán una sede fija en Bogotá.

Tabaschek dice que no puede resumir en unas líneas lo que toma meses en desarrollar, pero asegura que un hombre tiene que hacer todo lo contrario a lo que la mayoría hace cada día, a la hora de abordar a una mujer, para tener éxito con ella. “La seducción no es una ciencia exacta pero, con seguridad, quien posee esta habilidad logra desarrollar una vida llena de opciones. Hay quienes aprenden esta habilidad para recuperar a su exnovia, pero están con tantas mujeres en el camino hacia ese objetivo que terminan olvidándola. Y hay quienes buscan tener sexo con cientos de mujeres, pero se enamoran de la tercera que conocen”, señala.

El programa de Levantart no tiene un perfil definido. “Va desde tímidos a desvergonzados y desde trabajadores asalariados a empresarios multimillonarios. El único patrón común de todos ellos es que se trata de hombres que están buscando superarse. Sea para conseguir seducir a una modelo como para lograr vencer su timidez”, asegura.

El discurso suena convincente, pero no todos las mujeres son iguales. ¿Cómo aseguran la efectividad? “Seducir es una necesidad básica. Sabemos que un hombre no puede ser exitoso en la vida si no se siente éxito con las mujeres. Y esto también vale en el sentido contrario: cuando un hombre se sabe exitoso con las mujeres, despliega sus alas para lograr su máximo potencial en los demás aspectos de su vida. Todos nacemos con ese derecho. No hay razón para negarle esa posibilidad a nadie. No hay razón para negárnosla a nosotros mismos”, dice.

La academia existe en Argentina desde hace siete años, en Uruguay desde hace un año y medio y a partir del próximo mes estará con sedes en Chile y en Colombia. El director explica que la seducción es una rama derivada de la dinámica social, las ciencias del comportamiento, la psicología evolutiva y la Programación Neurolingüística. Y argumenta su labor asegurando que la “dinámica social aplicada a la seducción, se ha extendido a nivel internacional permitiendo crear modelos de aprendizaje, técnicas, estrategias específicas y sin fin de material didáctico avanzado”.

El aspecto físico parece importar poco. “La atracción funciona diferente para los hombres que para las mujeres. Las mujeres eligen por rasgos de supervivencia social, como liderazgo, protección de seres queridos o inteligencia social. El hombre lo hace por valores de reproducción, como belleza, fertilidad, etc. Aprender de nuestras diferencias de género es entender la diversidad como un mundo lleno de posibilidades”, asegura el argentino, para quien el tiempo en que alguien desarrolle sus habilidades depende del deseo de adquirirlas. “No importa si son profesionales o no, gordos, flacos, con dinero o poco. Cualquiera puede desarrollar esta habilidad”, reitera.

¿Qué diferencia hay entre la forma como conquista un hombre y la forma como conquista una mujer? “Nosotros entendemos que la situación de ‘hombre óvulo’ a la espera de un acercamiento interesado por parte de las mujeres es un termómetro de la desinformación de los tiempos que corren. Los papeles y la dinámica entre géneros han cambiado. Desde los sitios de ocio, como las discotecas hasta la forma en la que se incita al cortejo, donde aparece internet, por ejemplo (…) por eso, la solución es más fácil de la que uno podría suponer: evitar las recetas baratas, tener más compromiso para conocer al otro y seguir una guía clara para hacerlo bien”.

Pero no solo es teoría. Él dice que dentro de las “clases” hay espacios para realizar prácticas didácticas en espacios abiertos como bares o discotecas. El secreto para impresionar a una mujer, según Levantart, es dejar de internar y arriesgarse a hacerlo con hechos. Recuerda que a “las mujeres les atraen los hombres inteligentes y con buen sentido del humor, no los hombres que adaptan toda su vida a lo que ellas quieren para intentar impresionarlas”.

Lo que no debería hacer con una mujer, según Levantart

- “Renunciar a tu hombría a cambio de su aprobación. La mujer quiere un hombre decidido y esto deja de pasar cuando un hombre está dispuesto a dejar que ella tome el control de la interacción, que tenga la última palabra y sobre todo quieren hacer lo que sea con tal de ganar su aprobación y atención”.

-“Ser necesitado, pesado o inseguro. Las mujeres detestan cuando un hombre les demuestra que ellas son su única posibilidad. Si cuando ella te deja de demostrar interés te desesperas o comienzas a reclamar su atención, significa que necesitas cambiar tu estrategia urgentemente”.

-“No entender cómo funciona la atracción en las mujeres. Las mujeres pueden detectar al instante cuando están hablando con un hombre que las entiende, que disfruta de ellas tanto como de sí mismo, como también del proceso de generar atracción en ellas. Los hombres nos sentimos atraídos inmediatamente por una mujer hermosa, incluso previamente a haberle hablado”.

REDACCIÓN ELTIEMPO.COM E INFORMACIÓN DE LEVANTART.