Archivo

'En ocasiones dejábamos de comer bien, para ir a las carreras'. Puerta

El colombiano Fabián Puerta ganó plata en el keirin, el oro fue para Pervis y el bronce para Buchli.

notitle
27 de febrero 2014 , 09:07 p.m.

El ciclista colombiano Fabián Puerta obtuvo el metal de plata en la competencia del keirin del Mundial de Pista, competencia que fue ganada por el francés Francois Pervis, oro, mientras que el bronce fue para el holandés Matthijs Buchli. (Lea aquí: 'Es algo increíble': Fabián Puerta).

¡Sensacional! ¡Increíble! ¡Espectacular! Los adjetivos se quedaron pequeños frente la hazaña del colombiano Fabián Puerta, quien este jueves logró la medalla de plata de la competencia del keirin en el Mundial de Ciclismo de Pista de Cali.

Desde la primera serie, Puerta mostró todo su potencial en el pedaleo, dominó a sus oponentes con una fuerza impresionante. Para él no hubo rivales, tampoco la presión lo perjudicó, más bien el aliento de los 4.000 espectadores que se apostaron en la tribuna del velódromo Alcides Nieto de Cali le ayudaron a abrirse camino por el medio de la pista para escoltar al casi que invencible Pervis.

¡Puerta!, ¡Puerta!, ¡Puerta!, Ese fue el grito que acompañó al pedalista nacional, que como su apodo lo dice, les sacó 'Chispas' a la madera de la pista y logró una hazaña importante en su carrera.

Puerta llegó al ciclismo por su papá Julio César, tras intentar la práctica de varios de ellos y se quedó en este deporte. Su mamá, Luz Adriana Zapata, le ayudó con todo para que incursionara en el ciclomontañismo, actividad en la que estuvo de los 7 a los 16 años.

Su nombre no sonó mucho en el ámbito nacional, pero sí en el local.

"Tuve poco apoyo cuando comencé. No somos una familia de altos recursos y nos tocó hacer mucho esfuerzo, sacrificar mucho. En varias ocasiones dejábamos de alimentarnos bien, de comprar otras cosas para poder ir a las carreras, a una válida o comprar algo para la bicicleta", recordó Puerta.

A la pista la conoció gracias a Carlos Álvarez, con quien entrenaba. En primera instancia no lo convenció mucho, pero a medida de que frecuentaba mucho más esos entrenamientos, pues comenzó el cariño y se quedó.

"De tanto ir, de tanto intentarlo, pues me decidí", dijo Puerta.

Ya en el velódromo Martín Emilio Rodríguez de Medellín, Puerta conoció a John Jaime González, el técnico colombiano, quien le dijo que tenía condiciones para ser uno de los mejores.

"Siempre he estado en las competencias de la velocidad, primero con Efraín Domínguez y luego con González, por allá en el 2009", recuerda el pedalista colombiano.

Hoy, no se cuerda de los golpes que se ha dado encima de la bicicleta, pero advierte que los más duros fue los que tuvo en el ciclomontañismo. Me he roto la clavícula y la mano, pero eso hoy no importa", dijo.

De tajo, sale al corte de los que dicen que es el mejor velocista del momento en el país, pero tal vez lo crea. "No estoy de acuerdo con eso. Claro siempre quiero ser el mejor, me esmero por ganar y hasta el momento lo he logrado", señaló este hombre que terminó el bachillerato y que quiere estudiar fotografía.

"(Risas) Casi no salgo del colegio. Era como 'vagonio'. El estudio no es lo mío, pero soy realista y pienso que uno debe estudiar algo, pues la carrera de deportista es muy corta. Me sacaron con abogado, pues me tiré como tres años", señaló.

Cuando se le indaga quién es el mejor del mundo, el que más admira, no duda en decir: "Chris Hoy. Ese hombre es muy rápido. Ya lo he conocido en varias competencias, pero no sé hablar inglés y no le cruzado palabras con él, pero nos hemos saludado", precisó Puerta, quien comparte mucho tiempo, cuando los entrenamientos, viajes y concentraciones lo dejan, con su hermana Manuela.

Por ahora, no piensa entrar en la ruta. Ya metido de lleno en la pista, le gusta más seguir con el piñón fijo y no en la bicicleta convencional.

"Cuando uno comienza en el ciclismo sueña con correr un Tour de Francia, un Giro, pero ahora, no. Hoy no me veo en la ruta. De pronto más adelante", dijo.

Tiene un apoyo importante en la Selección Colombia: la velocista Juliana Gaviria, con quien desde hace tres años tiene una relación seria.

Fabián advierte que le ha servido y que no ha sido problema en su rendimiento, a pesar de que en algunas ocasiones hay disgustos.

"Es un apoyo grande. Sí, a veces hay cosas difíciles, pero son muchas más las cosas buenas que las malas. Hablamos mucho. Nos damos consejos y eso nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento", precisó Puerta, que mide 1,82 metros y pesa 90 kilos.

Sí, Puerta; sí, Fabián, Así era. Con el amor a su ciclismo, con el corazón en la mano, con el empuje del público y con sus fuertes pedalazos logró una hazaña para su amado país: la plata en el keirin en el Mundial.

LISANDRO RENGIFO
ENVIADO ESPECIAL
Cali