Archivo

Temen que crisis de Venezuela aumente desempleo en Cúcuta

Buscan soluciones a posible retorno masivo de colombianos. Siguen controles en puentes.

notitle
27 de febrero 2014 , 08:00 p.m.

Cúcuta. Pese a la preocupación que asalta al Gobierno sobre un posible incremento del desempleo en Cúcuta, motivado por el retorno masivo de colombianos desde Venezuela ante la crisis de ese país, el ministro de Trabajo, Rafael Pardo Rueda, señaló que no se cuenta con respuestas inmediatas para atender la demanda de trabajo que podría generar esta situación.

Pardo, quien presentó en esta capital la Agencia de Gestión y Colocación de Empleo de Comfanorte, informó que actualmente se trabaja en estrategias para afrontar la problemática que vive esta zona en materia laboral.

“Cuando hay una situación tan desequilibrada en términos económicos, con productos tan baratos a un lado de la frontera, es difícil pensar que, a través de medidas administrativas, se pueda hacer algo, porque la gente busca su manera de sobrevivir”, dijo Pardo.

Agregó que el Ministerio viene trabajando fundamentalmente con estas agencias de empleo para ayudar a las personas que quieren un trabajo formal.

“Son medidas que estamos adoptando, pero, por supuesto, hay mucho más por hacer en Cúcuta”, precisó.

Según cifras del Dane, en Cúcuta se presenta la tercera tasa de desempleo más alta del país (12,9 por ciento). Esta cifra influye en el incremento de la informalidad laboral en esta ciudad –con un índice del 72 por ciento, el más alto de Colombia–, relacionada especialmente por su condición de frontera.

La informalidad hace que un grueso número de sus habitantes se dediquen a vender mercancía de contrabando, que llega desde Venezuela. El contrabando se ha visto menguado por fuertes controles y la militarización del estado Táchira desde el pasado 20 de febrero.

Las restricciones del paso de productos venezolanos por los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar viene haciendo mucho más difícil el sustento de miles de colombianos que, como ‘maleteros, cambistas de bolívares, mototaxistas y vendedores ambulantes, viven del comercio informal que se mueve en este sector fronterizo.

A su vez, se suman las operaciones que las autoridades colombianas realizan para atacar el contrabando.

Estas acciones han sido motivo de fuertes protestas en la frontera. En la última de ellas se registraron bloqueos y ataques de contrabandistas contra instalaciones de la Dian, por un cargamento que fue decomisado cuando intentaba pasar por una trocha.

“Acá no hay trabajo, no hay industria ni empresas que contraten. Todo depende del rebusque en la calle, del contrabando, y este depende de Venezuela, un país cada vez más crítico. De allá no se puede traer nada”, dijo Alejandra Ramírez, profesional en administración de empresas y quien se encuentra desempleada.

Por otra parte, para el gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz Contreras, otro factor que podría aumentar la cifra de desempleo en Cúcuta y que está vinculado a la crisis económica de Venezuela es la suspensión que ordenó el vecino país del envío de remesas hacia Colombia.

El mandatario aseguró que un número significativo de habitantes de esta capital tenían en dichos giros la posibilidad de su sustento diario, de manera que estas personas entran en el proceso de buscar empleo.

Actualmente, la Gobernación de este departamento avanza en la consolidación de un plan de generación de empleo, con el que busca crear cerca de 31.000 trabajos formales.

Parlamento Europeo exige la liberación de opositores

El Parlamento Europeo aprobó ayer una dura resolución de condena contra el gobierno de Venezuela, votada por 463 eurodiputados a favor y 45 en contra, con 37 abstenciones. La resolución justifica las protestas por la “incapacidad” del gobierno del presidente Nicolás Maduro para resolver problemas como la alta inflación, la criminalidad, los crecientes niveles de corrupción y la intimidación a los medios de comunicación y a la oposición política.

Según los eurodiputados, la situación se agrava “por la represión de los movimientos de protesta por las autoridades estatales y por grupos armados ilegales”. También porque “las autoridades venezolanas, en lugar de contribuir a mantener la paz y la calma, han amenazado con llevar a cabo una revolución armada”.

Además, acusan al gobierno venezolano de permitir que “grupos progubernamentales violentos y armados sin control” estén actuando con impunidad desde hace tiempo, y de intimidar y censurar a la prensa, de golpear a periodistas y detenerlos y confiscar y destruir sus herramientas de trabajo.

Los eurodiputados también recuerdan al gobierno de Venezuela que es el responsable de mantener la seguridad de todos los ciudadanos y exige “la inmediata liberación de los estudiantes y líderes opositores detenidos”.

La resolución dice que la libertad de expresión y el derecho de manifestación son pilares fundamentales de la democracia y que la igualdad y la justicia son imposibles “sin derechos fundamentales y respeto por los derechos de todos los ciudadanos”.

CAROLINA RINCÓN RAMÍREZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO