Archivo

Ucrania inicia su periodo de transición

El Parlamento designó a Arseni Yatseniuk como premier temporal. Tensión en Crimea por prorrusos.

notitle
27 de febrero 2014 , 07:58 p.m.

El Parlamento ucraniano eligió el jueves a Arseni Yatseniuk como el nuevo –y temporal– primer ministro de Ucrania. Yatseniuk era el segundo del Patria, el partido político de la primera exministra Yulia Timoshenko.

Yatseniuk, de 39 años, ya había sido ministro de Finanzas y canciller durante el mandato del presidente Víktor Yushenko, y era el favorito de Washington y de varias capitales europeas.

Yatseniuk pintó un panorama económico desolador. El nuevo primer ministro advirtió que el país está al borde de la bancarrota, pues en los últimos tres años se permitió la salida de 70.000 millones de dólares hacia paraísos fiscales –Suiza anunció el jueves que congela los activos de Yanukóvich– y que le tocará tomar “medidas extremadamente impopulares”.

El nuevo primer ministro acusó al destituido Víktor Yanukóvich de haber robado ese dinero, equivalente a más de un tercio del PIB de Ucrania.

También confirmó que el país no tiene los 12.000 millones de dólares que necesita, solo este año, para honrar los vencimientos de deuda y que en la cuenta corriente del Tesoro ucraniano había, ayer, 400.000 dólares. De ahí su petición de ayuda internacional y el anuncio del FMI de que enviará de urgencia un equipo a Kiev.

Yatseniuk tiene además otro problema, que podría ser más peligroso. Mientras la Rada (Parlamento) votaba su nombramiento, a centenares de kilómetros, en la región de Crimea, se jugaba una partida cargada de amenazas.

El canciller ruso Serguei Lavrov denunció “violaciones a gran escala” de los derechos humanos de los rusohablantes en Ucrania. El presidente Vladimir Putin, que no hace declaraciones desde hace días, puso en alerta a 150.000 militares.

Mientras, el Parlamento de Crimea era asaltado y ocupado por hombres armados prorrusos, que hicieron ondear la bandera de ese país. Poco después, los diputados de Crimea decidieron que el 25 de mayo la región votará en referéndum su futuro político, abriendo la puerta a la independencia.

Tanto Washington como la Otán advirtieron a Rusia de cualquier escalada militar que pueda provocar más tensión. Pero Moscú, que por ahora es la gran derrotada, no quiere darse por vencida.

La prensa rusa anunciaba para hoy una rueda de prensa del fugado Yanukóvich en Rostov del Don, a menos de 100 kilómetros de Ucrania. Algo imposible sin el respaldo del Kremlin.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas