Archivo

Confirman suspensión de exliquidadora del San Juan de Dios

El Consejo de Estado negó tutela interpuesta por Ana Karenina Gauna a decisión de la Contraloría.

notitle
27 de febrero 2014 , 04:44 p.m.

El Consejo de Estado ratificó un fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que negó una acción de tutela interpuesta por la exliquidadora de la Fundación San Juan de Dios, Ana Karenina Gauna, contra la decisión de la Contraloría General que ordenó la suspensión de la funcionaria en ese cargo.

Según la ponencia de la magistrada Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, de la sección cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado, la decisión que tomó la Contraloría "fue motivada, conforme con las exigencias que jurisprudencialmente se han establecido para este tipo de decisiones que, en todo caso, buscan preventivamente separar a los funcionarios que son sujetos de investigación fiscal, con el único fin de garantizar celeridad y transparencia en el juicio de control fiscal”.

Gauna había recurrido a la tutela para impugnar la medida de suspensión ordenada por la Contraloría al considerar que le había vulnerado su derecho fundamental al debido proceso y que los tres cargos fiscales formulados por el organismo, por presunto detrimento patrimonial de 11.579 millones de pesos, no estaban probados ni ameritaban su retiro del cargo.

Además, dijo que con su suspensión también se podría causar un perjuicio irremediable a la Fundación San Juan de Dios en liquidación, lo cual rechazó el Consejo de Estado: “Dicho perjuicio pretende soportarse sobre supuestos “intereses ocultos” cuyo soporte son solo apreciaciones subjetivas que no logran desvirtuar la presunción de legalidad del acto de suspensión y, mucho menos, las demás actuaciones adelantadas por el ente de control fiscal”, dijo el alto tribunal.

En esos "intereses ocultos" se refiere a declaraciones de Gauna en el sentido de que la orden de suspensión de la Contraloría fue dada "casualmente" después que la liquidadora se opuso a la directriz de otorgar a favor de la Beneficencia de Cundinamarca los montos que pudieran obtenerse de una eventual venta de los bienes de la Fundación San Juan de Dios que incluyen el Hospital San Juan de Dios y el Instituto Materno Infantil.

La Contraloría había ordenado la suspensión de la funcionaria como liquidadora porque después de más de 7 años de actuar como liquidadora de la Fundación San Juan de Dios no constituyó la masa liquidadora, presentaba un desorden contable al no tener claramente identificados los bienes de la fundación y la amenaza de ruina de las edificaciones como la del hospital San Juan de Dios.

REDACCIÓN BOGOTÁ