Archivo

Eln admite su responsabilidad en ataque contra Aída Avella

El grupo guerrillero pidió disculpas a la candidata presidencial de la UP por el "incidente".

notitle
27 de febrero 2014 , 02:27 p.m.

Mediante un comunicado, la guerrilla del Eln admitió ser la responsable del ataque que sufrió el pasado domingo en Fortul (Arauca) la candidata presidencial de la Unión Patriótica, Aída Avella.

El mensaje, publicado en la página de internet de dicho grupo ilegal, y firmado el 25 de febrero por el "comando central", sostiene que el día de los hechos, hacia las 10:30 a.m., una Comisión del Frente Domingo Laín Sanz avistó los vehículos de caravana de Avella, el cual "les pidió que se detuvieran, con la finalidad de averiguar el motivo de su presencia".

Según la guerrilla, "en vez de detenerse, desde el interior de uno de los vehículos dispararon varias veces contra los guerrilleros" y estos respondieron con disparos de armas cortas.

"Lamentamos profundamente este incidente y por él pedimos disculpas a la candidata Aída Avella", reza el texto.

El Eln argumentó que en la zona hay constantes enfrentamientos con el Ejército y que por esa razón "se mantiene un control sobre los vehículos que penetran en estas carreteras secundarias".

Hace dos días, el Eln había negado las versiones de las autoridades, según las cuales, ese grupo ilegal era el responsable del ataque contra la candidata de la UP.

En días pasados, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dio a conocer la existencia de audios en los que dos guerrilleras del frente Domingo Laín comentaban el momento en que vieron los 12 vehículos de la comitiva de Avella, a los que, posteriormente, les dispararon.

Avella fue fundadora de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, concejal de Bogotá y fundadora de la UP, movimiento que recuperó su personería jurídica con un fallo del Consejo de Estado.

Tras sobrevivir a un atentado en su contra, la candidata presidencial estuvo fuera del país durante 17 años debido a reiteradas amenzas de muerte.