Archivo

Protección de tiburones se transformó en prioridad estatal en Colombia

Presidente Santos dijo que Gobierno trabajará por evitar exportación e importación de las aletas.

notitle
27 de febrero 2014 , 01:38 p.m.

La Cumbre de los Océanos terminó hoy cerca de San Francisco (EE.UU.) con la intervención de los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Portugal, Cavaco Silva, quienes se comprometieron con la preservación de los mares.

Santos, que participó con un mensaje de vídeo en el cierre de la conferencia, dijo que Colombia está comprometida con la conservación de los tiburones.

Santos explicó que el Gobierno nacional trabajará para la prohibición de importación y exportación de aletas de tiburón y otras partes de los escualos.

El presidente colombiano también afirmó que su país está comprometido con la protección del medioambiente marino y colabora con sus vecinos en estas tareas. Las palabras de Santos fueron aplaudidas por grupos medioambientales como la organización Pew.

La directora del proyecto de conservación de tiburones de Pew, Imogen Zethoven, dijo en un comunicado que "el presidente Juan Manuel Santos y su administración entienden que la humanidad necesita océanos saludables, y los océanos saludables necesitan tiburones". "El cese de las exportaciones e importaciones de tiburones será un impulso económico y medioambiental para el país. Un santuario de tiburones ofrecería más protección para estas criaturas majestuosas y aplaudimos al presidente Santos por su compromiso a la conservación marina", añadió Zethoven.

Por su parte, el presidente portugués Cavaco Silva, que se desplazó a Half Moon Bay para pronunciar el discurso final de la conferencia, señaló que los océanos son claves para la economía mundial.

Durante su discurso, Silva avaló la creación de una Organización Mundial de los Océanos en el seno de la ONU, que regule, vigile y proteja los océanos. La conformación de esta entidad tiene el apoyo de Estados Unidos, ya que su secretario de Estado, John Kerry, también expresó el martes su apoyo, y el de la Administración del presidente Barack Obama.

"Por supuesto necesitamos un marco global de algún tipo en el cual los pueblos se unan y acuerden cooperar. Pero no sólo necesitamos las normas, necesitamos el proceso regulador para hacer que se cumplan", dijo Kerry.