Archivo

Turistas se preparan para Brasil 2014

Si viaja a la cita mundialista, no olvide los planes culturales alternativos.

notitle
27 de febrero 2014 , 12:36 a.m.

A tres meses de que inicie la cita deportiva más importante del año, el Mundial de Fútbol Brasil 2014, turistas de todo el globo ya preparan los últimos detalles de su viaje. La boletería para los partidos, los alojamientos y hasta los planes turísticos comienzan a agotarse y los precios a subir.

Con este panorama de sobreprecios, el viajero que ahorró, prestó o tenía el dinero se dispone a vivir uno de los eventos futboleros más costosos de la década.

Por eso quienes ya se embarcaron en los planes para el mundial y deben tener en cuenta que este país, además de ofrecer el espectáculo que paralizará al mundo, también tiene atractivos que lo hacen un destino turístico inolvidable.

Planes culturales, ciudades históricas y ecoaventuras son algunas de las alternativas.

Además, las precauciones con el cambiante clima brasileño y la aplicación de vacunas son otras de las recomendaciones clave al momento de viajar.

Hospedarse en las favelas

Para quienes aún no saben dónde quedarse en Brasil, las alternativas crecen tanto como los precios.

En vista de que, según estadísticas del Ministerio de Turismo, las 570.000 camas disponibles en las sedes del torneo no serán suficientes para los 2.4 millones de turistas brasileños y extranjeros, hasta las mismas casas de las favelas se preparan como hospedaje para los turistas.

Es el caso de Pavão-Pavãozinho, favela de Río, donde un cuarto con desayuno que en temporada alta puede valer 70 reales (29 dólares), será alquilado en junio por 150. Otras opciones son el alquiler de apartamentos, que según el gobierno brasileño se disparó en un 2.000 por ciento respecto a 2013 y que cuestan en promedio 400 reales por día, o los tradicionales hostales para jóvenes que normalmente costaban 80 reales por habitación, pero que ahora subirán a 300.

Ciudades satélites: tranquilas y cercanas

Una gran parte de los 600.000 turistas extranjeros que espera albergar Brasil en junio se concentrarán en las 12 ciudades del mundial. Para aquellos visitantes que quieran disfrutar con mayor tranquilidad los partidos, una alternativa es viajar a las ciudades cercanas a estas sedes.

Una opción es Niterói, a cinco kilómetros de Río de Janeiro. Allí podrán deleitarse con las obras arquitectónicas de Óscar Niemeyer y visitar el reconocido Museo de Arte Contemporáneo.

Otro destino es Ouro Preto, cercano a la sede de Belo Horizonte, ciudad en la que jugará el seleccionado colombiano. Este lugar es reconocido por sus monumentos históricos y por el viaje en el tren María Fumaça, que es un transporte de vapor construido en el siglo XIX.

Si va a viajar...

A la hora de empacar la maleta deberá incluir no solo el protector solar y las bermudas, sino los abrigos y la sombrilla.

Del calor extremo en Manaos hasta el clima templado de Sao Paulo, el turista podrá “vivir las cuatro estaciones en apenas un día”, dice Andrea Ramos, del Instituto Nacional de Meteorología de Brasil.

Ricardo Ossa, director de la agencia de turismo Ossa y Asociados, explica: “Es un país continental y la temperatura varía en cada ciudad”.

Copa del avión

El Mundial de Brasil es considerado la Copa del Avión, por las distancias entre sedes, como los 3.100 kilómetros que separan a Porto Alegre en el sur, con Natal en el nororiente.

Los turistas que deseen viajar para seguir a su selección deberán hacerlo en avión. En los planes ofrecidos en el país por las dos agencias certificadas no se incluyen estos traslados, que pueden costar cerca de dos millones y medio de pesos.

Vacunas preventivas

Aunque en casi toda la costa brasileña el riesgo de contraer fiebre amarilla (enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos) es mínimo, de todas maneras el gobierno de ese país exige que como mínimo 10 días antes del viaje los turistas se vacunen.

También recomienda aplicarse las vacunas contra el tétano, la hepatitis y el tifus. El viajero colombiano además debe presentar un certificado internacional de vacunación, puesto que proviene de un país donde es posible contraer la enfermedad.

REDACCIÓN EL TIEMPO