Archivo

Lo que dejó el 'banco de pobres'

En el 2008 comenzó el proyecto en Caldas, que todavía se investiga. Luego surgió Yunus Negocios.

27 de febrero 2014 , 10:48 a.m.

Hace seis años comenzó a sonar en Caldas una idea que prometía ser una solución para los más pobres de la región.

Inspirado en la idea de Grameen Bank, que tiene sedes en varios países y busca que un negocio atienda un problema social pero sea autosostenible, Grameen Caldas o el llamado ‘banco de los pobres’, se desarrolló durante la gobernación de Mario Aristizábal y con el apoyo del Instituto de Financiamiento, Promoción y Desarrollo de Caldas (Inficaldas).

Fueron más de 5.000 millones de pesos invertidos en estudios, auditorías y toda clase de documentos para llevar a cabo la idea, que nunca se concretó, pues no se le dio continuidad en el 2012, cuando llegó el siguiente mandatario, Guido Echeverri.

Desde entonces, la Contraloría Departamental, en cabeza del contralor Jorge Wheeler, inició una investigación para dar con los responsables de un “despilfarro público”, como lo calificó él, pues el proyecto comprometió recursos del departamento y “tuvo una falla enorme en materia de planeación (…), invirtieron sin saber si la otra administración seguiría con la propuesta”, dijo el Contralor.

Pero mientras este proyecto se estancó en el sector público, el equipo externo que participó en la iniciativa siguió funcionando como Grameen Caldas y comenzó la asesoría de negocios de emprendimiento que ya había identificado en la región con apoyo internacional y bajo el liderazgo de Mohamed Yunus, premio Nobel de la Paz, creador del Grameen Bank y pionero del concepto de negocio social en el mundo.

En el 2013, esta incubadora de empresas comenzó el trabajo publicitario para cambiar su imagen y nombre, y desde este año funciona como Yunus Negocios Sociales, que tiene su sede en Alemania e intervenciones en Haití, Albania, Túnez, Uganda, Brasil, India y ahora Colombia.

Andrea Pérez, directora de dicha entidad en el país, habló sobre los dos negocios que incubaron con éxito en Caldas.
Se trata de Bive, un modelo de salud que ofrece tarjetas de afiliación para que los usuarios accedan a un médico de forma rápida y con descuentos hasta del 69 por ciento. En el 2013, este negocio registró 2.230 usuarios en Manizales y Villamaría.

Y Vitalius, que se enfoca en la nutrición enriqueciendo con vitaminas los alimentos de la canasta básica familiar, como la panela.

Con este programa se han repartido más de 7.000 kilos de panela enriquecida en 27 instituciones de Manizales, favoreciendo a unos 5.000 niños y más de 300 adultos.

En la actualidad, Yunus Negocios trabaja en el proyecto Campo Vivo con la multinacional McCain, en el sector papero de Colombia, estudia la creación de dos negocios con las mujeres del sector de Puebloviejo en la Costa Atlántica y busca expandir los mercados de Bive y Vitalius a otras ciudades.

La investigación sigue

El Contralor de Caldas dijo que Yunus Negocios Sociales no está incluido en la investigación, pero las pesquisas a nivel departamental continúan.

“Le dimos traslado al caso a la Procuraduría y la Fiscalía porque encontramos connotaciones de tipo penal en algunos contratos”, añadió y explicó que siguen llamando a exgerentes y exfuncionarios de la época para que rindan cuentas, pero es un proceso lento porque “cada que se llama a alguien, no comparece, manda al abogado, en fin, se va dilatando todo”.

Por su parte, Pérez reiteró que esta entidad nunca recibió apoyo de la Gobernación para concretar la idea, por eso el proyecto salió a flote “con inversionistas privados”.

REDACCIÓN MANIZALES