Archivo

Edilberto cuida los carros con una bala de oxígeno

Este hombre, de 66 años, subre de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

27 de febrero 2014 , 10:34 a.m.

Cuando en 1999 a Edilberto Aristizábal le diagnosticaron Epoc, una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, le dijeron que le quedaba un año de vida, pero 15 años después él sigue trabajando.

“Los neumólogos que me dijeron eso ya se murieron, y yo aquí vivo en pleno milenio”, bromea el hombre de 66 años, quien durante mucho tiempo vivió en las calles de Chapinero, en Bogotá, y desde hace cinco años llegó a Manizales.

Después del ultimátum que recibió, él optó por un estilo de vida más saludable, aprendió a comer alimentos nutritivos y se dedicó a un trabajo que encontró en la capital caldense, aunque esto le cueste el aire.

De 6:50 de la mañana a 1 de la tarde, acompañado de su fiel ‘amiga’, una bala de oxígeno con ruedas, Aristizábal cuida los carros que parquean en las zonas azules de la ciudad, pero a veces, por la enfermedad que sufre, vigilar una cuadra de vehículos se convierte en toda una odisea.

“Esta bala solo me dura dos horas, a uno le dicen que es para ir a las citas médicas, pero yo la uso para el trabajo, y como vivo en una falda, mientras subo caminando hasta donde me pongan a cuidar ya llego ahogado”, explica.

Cuando se le acaba el oxígeno, su segunda opción es utilizar los tres inhaladores que carga en una pequeña mochila, junto a su celular, una libreta y un lapicero.

Y aunque el pedido de la siguiente pipa se puede demorar hasta 15 días, el hombre afirma que siempre se levanta a cumplir con su labor.

“Una vez me senté y no fui capaz de pararme otra vez, una señora me regaló para el taxi y me fui para la casa, pero desde que pueda, aquí sigo dando gracias a Dios por mi vida”, señala.

REDACCIÓN MANIZALES