Archivo

'Olor a azufre por el volcán es normal'

En Manizales se ha vuelto a sentir el gas que emite el cráter Arenas. Dan parte de tranquilidad.

27 de febrero 2014 , 10:12 a.m.

Durante los últimos días, en algunos sectores de Manizales como en Milán, La Fuente y el Batallón, las personas han reportado fuertes olores a azufre provenientes del volcán Nevado del Ruiz, que continúa en alerta amarilla o nivel III desde el 2010, lo cual representa cambios en el comportamiento de la actividad volcánica.

Aunque parezca inusual sentir este olor en repetidas ocasiones durante un mismo día y en proporciones más concentradas, esto “es normal”, según explicó la directora del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales, Gloria Patricia Cortés.

La funcionaria agregó que “en los últimos meses el volcán continúa mostrando evidencias de inestabilidad”, representadas, especialmente, en una actividad sísmica asociada a fracturas en el interior del edificio volcánico y en diferentes profundidades.

Cortés dijo que lo que han reportado los ciudadanos se da por la emisión de gases a la atmósfera, en ocasiones acompañada por columnas de humo y vapor de hasta 2.000 metros de altura, que al mezclarse con el agua produce ese olor azufrado.

“Tenemos cifras importantes en la tasa de emisión del dióxido de azufre”, dijo Cortés, y añadió que hasta el momento están dentro del rango aceptado.

La directora recordó que a pesar de que un nivel de alerta amarillo puede sostenerse por meses o años, y aunque no haya sismos contundentes “no podemos perder de vista un volcán activo aunque pase mucho tiempo. Los cambios podrían darse en términos de días, incluso, horas”.

En el 2010, el cráter Arenas comenzó a preocupar a los habitantes de Manizales, Villamaría (Caldas) y Murillo (Tolima), zonas más cercanas y que deben permanecer atentas a cualquier cambio.

En ese año, cambió el nivel verde o IV, que significa que un volcán está activo pero su comportamiento es estable. Y desde ese momento sus cambios se hicieron más frecuentes, en especial en el 2012, cuando llegó hasta el nivel I o alerta roja, que quiere decir erupción inminente o en curso.

Desde hace dos años, el Observatorio viene reportando que, debido los sismos y movimientos de fluidos, se ha presentado un cambio en la deformación volcánica.

“Revisamos esto con equipos de alta resolución, y aunque son milésimas de milímetros, algo está cambiando en el volcán y son los fluidos que están saliendo”, afirmó Cortés.

Por otro lado, dijo que a diferencia del 2013, cuando durante varias semanas seguidas se emitieron boletines extraordinarios para advertir sobre un “enjambre de sismos” en la zona o sus alrededores, la directora explicó que esta actividad, de tipo volcano tectónica, continuó pero en una magnitud menor.

“La semana pasada, la mayor magnitud fue de 1,3 y reportamos cuando es mayor a 3”, dijo Cortés.

Por último, la directora del Observatorio Vulcanológico reiteró que el “electrocardiograma al volcán” es permanente

No hay riesgo en niveles bajos

“La concentración es tan bajita que, realmente, no hay chance de que se produzca una afección importante”, dijo el secretario de Salud de Manizales, Carlos Orozco, frente a los olores de azufre. Añadió que, en mayores proporciones, y a una distancia más cercana del cráter Arenas, este gas irritante “puede ocasionar tos, dolor en el pecho, asfixia y llegar a la insuficiencia respiratoria”.

REDACCIÓN MANIZALES