Archivo

Exministro de fallida reforma a la justicia dice que sí hubo excesos

Presidente Santos dice en ningún momento cuestionó a los conciliadores

notitle
27 de febrero 2014 , 08:38 a.m.

 

Mientras el presidente Juan Manuel Santos aclaró que en ningún momento ha puesto en entredicho a los conciliadores de la reforma a la justicia, Juan Carlos Esguerra, ministro de Justicia para la época del debate, sostuvo que efectivamente sí hubo excesos por parte de la comisión.

Ayer llegó al Consejo de Estado un cuestionario respondido por el Jefe de Estado - como parte de las pruebas para el estudio de las pérdidas de investidura de los 12 conciliadores de la polémica reforma a la justicia de 2012 – en el cual habló de “un exceso en el ejercicio de sus facultades como miembros de la comisión de conciliación de la fallida reforma a la justicia”.

Tras conocerse la respuesta, el mandatario emitió un comunicado aclarando que “no cuestionó la participación misma de los conciliadores, ni el hecho de que no se hubieran declarado impedidos por eventuales intereses, pues para la fecha estaba vigente el acto legislativo que excluía la posibilidad de presentar impedimentos para participar en el trámite de reformas constitucionales”.

Santos dijo que simplemente, respondió un interrogatorio en el cual “reiteró las razones jurídicas por las cuales en su oportunidad fue objetado el proyecto de reforma constitucional, que como es de público conocimiento, tuvieron que ver, entre otros motivos, con excesos en el ejercicio de las facultades de conciliación”.

No obstante, Esguerra dijo en la W radio que efectivamente “la conciliación se dio de forma irregular, lo cual terminó en una reforma fallida que nos hubiera evitado los problemas de hoy y de la noche que llega”.

Según el exministro los conciliadores lo “sacaron de la mesa” y conciliaron sin tener en cuenta al Gobierno: “Hubo excesos en la comisión de conciliación, no cabe duda (…) No podían agregar cosas a lo que venía aprobado de Cámara y Senado”.

En la respuesta que llegó al Consejo de Estado, Santos había dicho que el hecho de que los conciliadores excluyeran al exministro se tomaron “decisiones inconvenientes para el sistema judicial colombiano”.

El mandatario aseguró que objetó la iniciativa porque, “en su momento dicha reforma era inconstitucional e inconveniente para el país”.

El escándalo que se dio por la aprobación de la reforma a la justicia de 2012 corrió por cuenta de las ‘gabaleas’ que traía la iniciativa para las partes y que se habían definido de espaldas al país, por ejemplo, los congresistas podían ser capturados cuando haya resolución de acusación.

La conciliación del trámite terminó con la renuncia del ministro Esguerra y la iniciativa fue objetada.


REDACCIÓN JUSTICIA